CRISTIANAS Y CRISTIANOS DE BASE


 

 LIBIA, LA DESTRUCCION DE UN PAIS

Casi dos años después de aquél “ataque salvador” de la OTAN, con el que se pretendía liberar a los libios de los imaginarios “bombardeos genocidas” del Gadafi, procede preguntarse: ¿Para qué ha servido la destrucción de Libia como

país? ?¿Cómo viven hoy los libios? ¿Miran al futuro con esperanza?


Al regreso de un viaje y de un encuentro con muchos libios que resistieron al ataque, los testimonios de estos tres activistas son elocuentes. Constatan que casi el 50% de los libios han huido del país; que muchas poblaciones, como Beni Walit, continúan siendo bombardeadas por los milicianos del nuevo gobierno títere impuesto por Occidente; que tribus enteras como los Warfala son perseguidas y humilladas a diario; que no hay gobierno capaz de ordenar los servicios básicos del país (salvo la explotación y exportación del gas y petróleo a manos de las petroleras occidentales).

Y se preguntan ¿Qué grave delito habían cometido los libios? Un país que contaba con el mayor nivel de vida e índice de desarrollo humano de toda África; donde había pleno empleo y 2,5 millones de trabajadores extranjeros; con un sistema de salud universal y gratuito; con agua y luz gratis para todos; con la mayor esperanza de vida de toda África; con tierra, vivienda y semillas gratis para los campesinos; becas de 1600 euros. para los estudiantes?..; un país donde se concedían préstamos sin interés y donde la vivienda era un derecho constitucional respetado; con un sistema de democracia directa en donde las tribus (grandes grupos de población) elegían a sus representantes?

¿Su delito? Pues, tal vez, todo eso: Ser un país con grandes recursos naturales y un sistema socioeconómico muy diferente a nuestros modelos de capitalismo salvaje. Eso y sus planes de identidad panafricana: con sistema monetario propio, Banco central africano, etc., un nacionalismo panafricano que, de crecer, privaría a los colonialistas de la tarta de todo un continente. Algo que. ¡no se podía consentir!

Libia era la puerta de entrada a África para esos depredadores de la “Comunidad Internacional” que utilizan a la OTAN para saquear un país tras otro. Lo estamos viendo en Malí. Y tienen previsto entrar en 35 países africanos más. Argelia es uno de los primeros en la lista.

Para llevar adelante los planes estratégicos del Imperialismo, se adopta un nuevo formato colonialista. Por ello, los EE.UU. van a “conseguir” el favor del nuevo gobierno islamistas de Libia de aceptar la instalación en ese país del AFRICOM, el super-ejército americano para África, algo que antes no habían conseguido en ningún otro país africano, mientras el resto de los países miembros de la OTAN (incluido España) adoptan distintos protagonismos dependiendo de la coyuntura puntual y del pasado de dominación colonial que se ejerció sobre el país intervenido.


Desde esa puerta, todo el continente quedará bajo control y se desplegarán las estrategias adecuadas para eliminar el actual predominio comercial de China, controlar todos los recursos naturales de valor estratégico y someter a los grupos y/o líderes disidentes, como Gadafi o similares.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s