¿UN NUEVO PAPA PARA QUE TODO SIGA IGUAL EN LA IGLESIA?. Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

 

Mucho me temo que el nombramiento del nuevo papa no vaya  servir para un cambio real y profundo  para nuestra anquilosada y desfasada Iglesia

Los  dos últimos pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI han frenado los avances y aires frescos que trajo el Concilio Vaticano II,  que convocó el papa bueno Juan XXIII.

Los 115 cardenales electores han sido nombrados por estos últimos papas. Son por tanto, todos ellos,  de tendencia conservadora y poco se puede esperar del que salga elegido que pueda hacer los cambios profundos que la Iglesia necesita hoy.

El nuevo papa debería dejar de vivir en el Vaticano  y hacerlo en algún lugar  más sencillo que le permita estar cerca de los que más sufren. Un buen lugar para ello sería algún país africano o de Latinoamérica. Como Jesús supo rodearse de los más pobres de su tiempo: cojos, lisiados, enfermos, pescadores , prostitutas y gente sencilla .

El Vaticano debe dejar de ser un Estado y  renunciar a los inmensos bienes patrimoniales. Debe ceder ese imperio a las autoridades de los estados y vivir pobremente. Al fin y al cabo fue el Maestro quien dijo: “ no llevéis ni oro, ni alforjas, ni dos capas…”. También dijo: “no podéis servir al Dios y al dinero”. Se suprimirían por tanto todas las nunciaturas, embajadores, guardia vaticana y moneda propia.
Debe desaparecer la curia romana, causante de tantas intrigas palaciegas en lucha por el poder y dejar que el gobierno de la Iglesia sea más compartido, más democrático a través de conferencias episcopales que a su vez fomenten los cauces participativos de abajo arriba en sus iglesias nacionales y diocesanas  escuchando realmente la opinión del pueblo de Dios, no sólo con carácter consultivo, sino vinculante.  Debe desaparecer el estilo autoritario y jerárquico y fomentarse los cauces de diálogo con el mundo, la ciencia y las otras religiones y culturas.

El Banco ambrosiano debe desaparecer, así como todo el entramado de las finanzas vaticanas.

Es significativo que Juan Pablo I cuando fue encontrado muerto, tuviera en sus manos documentos donde revisaba el problema de la curia romana y las finanzas vaticanas para cambiarlas.
El código de Derecho canónico debe ser sustituido  por   el Evangelio, las conductas de Jesús y el de las primeras comunidades cristianas que son las que mantuvieron vivo y fresco el mensaje de Jesús.
Debe erradicarse los problemas de pederastia en los sacerdotes de modo radical, sin concesiones ni tapaderas de los obispos. Se debe actuar con igual dureza con los encubridores sean quienes sean.

Por eso: 

La Iglesia debe optar por los más pobres. El pacto de las catacumbas que en el anterior  concilio firmaron y al que se comprometieron un  buen número de obispos de todo el mundo, liderados por Helder Cámara, será la referencia como norma de conducta para los pastores y sacerdotes . La Iglesia debe oponerse de lleno al capitalismo como un sistema nefasto y luchar por “Otro Mundo posible” junto a tantos otros colectivos de todo el Mundo.

Debe cambiar el modelo de sacerdote actual. El celibato debe ser opcional. La mujer tendrá los mismos derechos que el hombre   a la hora de poder asumir las distintas responsabilidades en la Iglesia. Los divorciados vueltos a casar podrán participar plenamente de la Eucaristía y se reconocerá el amor entre las personas como sacramento independientemente de que sean de distinto o de igual sexo. Se aceptará el uso de los preservativos y las relaciones prematrimoniales

Se permitirá el trabajo de los teólogos y se  cambiará el anatema y las sanciones por el diálogo fraterno entre hermanos.

Las comunidades cristianas serán el núcleo fundamental de la Iglesia . Los pastores crearán cauces democráticos en todas ellas para que su voz sea muy tenida en cuenta a la hora de la toma de decisiones en la diócesis. Los sínodos diocesanos serán  más frecuentes, vinculantes y no deliberativos.
Toda la moral sexual, la liturgia, la pastoral etc…debería ser replanteada según estos principios.

Y es que la marcha  y la organización de la Iglesia,  debe estar inspirada sólo y exclusivamente en los valores del Evangelio de Jesús y de las primeras comunidades cristianas.
Doy por supuesto que el nuevo papa no va a replantear ninguna de las cosas que aquí he  expuesto.

Por eso, si lo van a elegir para que todo siga igual..apaga y vámonos.

Los problemas de la Iglesia son enormes y se necesitan cambios muy profundos inspirados en el Evangelio y no en criterios mundanos ni de poder, ni de autoritarismo.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿UN NUEVO PAPA PARA QUE TODO SIGA IGUAL EN LA IGLESIA?. Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

  1. Lázaro dijo:

    Siempre queda la opción de “votar con los pies”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s