ASOCIACION DE PRESBITEROS CASADOS DEL ECUADOR YAHUARCOCHA

CARTA AL PAPA LATINOAMERICANO  FRANCISCO La Asociación de Presbíteros casados del Ecuador YAHUARCOCHA,  presenta un cordial saludo y la  alegría inmensa por haber sido elegido sucesor de Pedro.

Confiamos en la providencia de Dios que le ha  designado para que conduzca la barca, en

estos momentos críticos que las tormentas arremeten.

 

Somos unos ciento cincuenta presbíteros del clero secular y otro tanto del regular, que hemos formado nuestras familias,  por fidelidad a la ley de Dios, la tranquilidad de nuestras conciencias, y el respeto a las comunidades, que les hemos  servido, y ante todo por no ser hipócritas y ser coherentes.

Hemos dado el paso al matrimonio y hemos formado nuestras familias.

 

Desde el momento que optamos por el matrimonio, hemos continuado trabajando para mantener nuestras familias y desde ese estado, colaborando en la construcción del reino de Dios. No nos hemos desligado de la Iglesia Católica a pesar de la indiferencia de las Jerarquías y las políticas  antievangélicas y clericales.

 

Queremos que se nos tome en cuenta y se aprovechen nuestras capacidades humanas y espirituales adquiridas en los seminarios y ante todo el afán desinteresado de servir al pueblo de Dios.

 

Que no se continúe marginándonos y manteniéndonos como desertores, en estos momentos que  nuestro Continente, nuestro País, atraviesan fuertes crisis de valores en la cultura y en la economía. Y se  necesita un ejército de apóstoles para impulsar la evangelización, y la liberación de toda clase de esclavitudes.

 

Que se despejen de las mentes, las ideas de que los sacerdotes casados no pueden atender las cosas de Dios con responsabilidad, que el celibato libra de los escándalos sexuales a los clérigos, cuando, en estos tiempos, se ha comprobado lo contrario.

 

Encuestas que se han hecho en las ciudades de Quito, Guayaquil, Lima, Asunción, sobre el tema del matrimonio de los sacerdotes, han señalado, en un 50%, que están de acuerdo. Por lo tanto la ley del celibato obligatorio debe cambiar, porque no puede anteponerse a la ley natural y la ley Divina.

 

Creemos que es el momento de tener en cuenta la participación de la mujer en la sociedad y en la Iglesia, la cual debe abrirle las puertas para el servicio presbiteral. Aumentaría el ejército de evangelizadoras

 

Recordemos que el Concilio Vaticano II, en la constitución Lumen Gentium, Cap. II, definió a la Iglesia Pueblo de Dios, por herencia divina, tradición, y alianza. Que invita y convoca a todos los hombres de buena voluntad, para encontrar la unidad, el amor y la justicia.

 

Esperamos que esta carta que la hemos hecho con sinceridad, y humildad, llegue a vuestras manos y se nos de la debida atención.

 

.

 

Atte.

 

 

Mario Mullo Sandoval,   Rosa Leiva Valles,  

 Presidentes

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s