¡AY DE VOSOTROS, BANQUEROS!

Los que imploráis ayuda de los Poderes Públicos para tapar vuestra desvergonzada labor; y, en cambio, lanzáis a la calle, desahuciáis y sois inflexibles en la ‘cláusula suelo’ con los débiles. [Mt.18,23-35]
Por qué no habéis reparado en vuestras cuentas, para poner freno al excesivo número de deudores y de dinero prestado sin tenerlo. ¿Por qué? …
Por qué no consultabais a los expertos sobre la evolución del ciclo económico, sobre el riesgo de tanto crédito y el incremento de la burbuja inmobiliaria. ¿Por qué? …


Es lógico que un crédito o préstamo tenga que ser devuelto hasta el último céntimo. Un contrato es algo serio y firme. Pero todo contrato debe ir siempre ligado al bien o bienes presentes del prestatario, sin condicionar sus bienes futuros, su persona, su vida en definitiva. Porque, entonces estáis abusando de vuestra prepotencia y solapando una nueva forma de esclavitud o servidumbre (art.4 d.h.) y os burláis del ‘comportamiento fraternal’ que debiéramos mantener todos (art. 1 d.h.).
No aceptáis la ‘dación en pago’ de una vivienda que tasasteis muy por encima de su valor ‘real’. Preferís el luctuoso lanzamiento de familias a la calle, que han perdido su trabajo y sus ingresos. Impusisteis una ‘cláusula suelo’, viendo que la crisis iba a estallar, sin importaros que millones de personas iban a perder su empleo y ver reducidos sus ingresos. Os resistís a renegociar un nuevo contrato, donde los poderes públicos participen obligatoriamente para garantizar, no sólo el derecho a una vivienda digna y adecuada (art. 47 C.E.), sino también la viabilidad de vuestro negocio. Máxime, teniendo en cuenta que habéis contribuido a perder demasiado dinero de otros; se os está sosteniendo con muchísimo dinero y aval público; os estáis recapitalizando con dinero público del B.C.E. prestado al 1%, fijo, que, en buena parte, estáis usando para comprar deuda pública, forzando al alza la ‘prima de riesgo’, lo cual os garantiza un interés o beneficio de entre un 4 y un 8% sin que tengáis que trabajar.
Merecéis que se os quite hasta el último céntimo de vuestro patrimonio y cuentas, secretas o no. Merecéis que nadie os vuelva a emplear. Merecéis que se os obligue a trabajar para devolver algo del perjuicio y daño moral que habéis causado. Pero… las leyes os salvan u os protegen, gracias a la sagacidad de tantos ‘hijos de las tinieblas; los cuales han logrado que los ‘Principios Constitucionales’ y los ‘Derechos Humanos’ permanezcan en un perfecto limbo; así, los ricos y poderosos, hagáis lo que hagáis, salís ganando… Hasta que el Pueblo aprenda a organizarse y coordinarse: llevando su dinero a la banca ética, eligiendo unos representantes políticos honestos y supervisando la actividad de toda institución y organización.
Podéis y debéis cambiar de actitud, de mentalidad. Sois inteligentes y expertos para encontrar fórmulas con las que ganaros el respeto de la población. Recordad que vuestra codicia nos ha deparado esta pesada deuda. Posiblemente, prefiráis reíros de los tribunales humanos. Algunos, incluso os sentiréis seguros con las indulgencias y el perdón que os ofrecen ciertos curas y prelados, agradecidos por llenar sus estómagos de caros manjares y, sus bolsillos de jugosas limosnas. ¿Y nunca os han dicho que el día del ‘Juicio final’ se os llamará ‘malditos’ porque ‘tuve hambre’ … [Mt.25,41] ?
Juan Luis Rodríguez Luque, DNI 25289247B, COMUNIDAD CRISTIANA DE BASE -Zona de Antequera-. Mar.2013-

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s