Leonardo Boff recuerda a Jerónimo Podestá, obispo católico casado: “Fue un profeta anticipador de un futuro que vendrá”

Jerónimo
Fuente: Facebook/Clelia Luro

Gracias a todos! Un abrazo, Clelia. Comparto la nota que salió hoy en Tiempo Argentino
A 93 años del natalicio del obispo Jerónimo Podestá, figura central del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo y de la lucha contra el celibato en la Iglesia Católica, su compañera de toda la vida, Clelia Luro de Podestá, llevó adelante una misa para recordarlo, en su casa de Caballito, junto a familiares y amigos y un grupo de sacerdotes casados y sus esposas, miembros de la Federación Latinoamericana para la Renovación de los Ministerios, fundada por Podestá.

Entre los amigos de Jerónimo y Clelia que no pudieron asistir pero enviaron una nota para ser leída durante el encuentro, se contó el teólogo brasileño Leonardo Boff, cuyo mensaje reproduce Tiempo Argentino: “Lo que siempre admiré en Jerónimo las veces que lo encontré, sea en mi apartamento en Río o en la reunión de sacerdotes casados en Brasilia, es que fue una persona que nunca dejó de ser obispo. Un obispo que se enriqueció asumiendo a Clelia como pareja, inspiradora, interlocutora y coeducadora. Siempre dijo que Clelia le ayudó a ser más ser humano, más espiritual y más ministerial.

“Unía en su vida las dos dimensiones que yo creo son las que verdaderamente construyen la personalidad humana porque representan la presencia de lo femenino y, simultáneamente, de lo masculino: la ternura y el vigor. “Jerónimo era una persona extremadamente tierna, con gran espíritu de finesse y dulce. Y a la vez tenía vigor en todas las cuestiones concernientes a la dignidad humana, a los derechos pisoteados, a la resistencia a la dictadura de los militares y tambien a la inflexibilidad de la institución de la Iglesia jerárquica. Esta combinación de polos opuestos le han conferido una personalidad de gran irradiación y capacidad de covencimiento. Para mí, Jerónimo, siempre pensado junto con Clelia, es un profeta anticipador de un futuro que vendrá para la Iglesia: que los ministros de la Palabra y del Sacramento puedan vivir como parejas y juntos servir a la comunidad y caminar hacia Dios.

Esa idea es verdadera y necesaria. Y como decía Chateaubriand: “Nada es más fuerte que una idea cuando llegó el tiempo de su maduración.” Creo que nos acercamos a este tiempo. Ciertamente hay dificultades, pero lo que debe ser tiene intrínsecamente fuerza en sí mismo. Y va a imponerse. Quiero unirme a su familia y sus amigos que en este momento están celebrando la bienaventurada memoria de Jerónimo en la casa de Clelia y de sus hijas. Estaré ahí con mi espíritu y con el entusiasmo que el Papa Francisco nos legó en Brasil. Mis mejores saludos y plegarias delante del Señor, de mi parte y de mi compañera, Marcia Miranda.”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s