EL NÚMERO DOS DEL VATICANO Y NUEVO SECRETARIO DE ESTADO: “EL CELIBATO NO ES UN DOGMA Y SE PUEDE DISCUTIR”. Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

Cura casado
Fuente: El Blog de Juan Cejudo

El que es número dos del Vaticano, Pietro Parolin, en unas declaraciones realizadas recientemente al Universal de Venezuela ha dicho dos cosas muy importantes: que el celibato no es un precepto incuestionable que se puede discutir y que, aunque siempre se ha dicho que la Iglesia no es una democracia, es bueno que en estos tiempos haya en la Iglesia un espíritu más democrático y una conducción más colegiada donde puedan expresarse todas las instancias.

Y dice que el Papa lo ha señalado como uno de los objetivos de su pontificado. Son dos cuestiones de una relevancia enorme para la marcha de la Iglesia.

Y es que durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, estas dos cuestiones eran tabús. El celibato, parecía que era dogma de fe. Algo intocable y cerrado de lo que no se podía ni hablar. Y de democracia en la Iglesia, nada de nada.

Este Papa está teniendo unos gestos muy valientes para que se puedan ir debatiendo en la Iglesia de estas cuestiones que parecían cerradas a cal y canto para siempre. Ahora se puede hablar, como lo hace el Secretario de Estado-¡nada menos que el Secretario de Estado!- de la opcionalidad del celibato y de la necesidad de mayor democracia en la Iglesia. Esperemos que estas palabras se conviertan en hechos.

¿Somos conscientes de los cambios tan importantes que el buen Papa Francisco está provocando? Unos cambios absolutamente necesarios, entre otros muchos, como la reforma de la Curia y las finanzas de la Iglesia. Pienso que a este Papa hay que apoyarlo. Aunque algunas cosas de las que diga o haga no respondan totalmente a lo que muchos desearíamos. Pero ¡qué duda cabe que ha traído unos cambios de aires frescos nuevos que la Iglesia necesita!

Os dejo la información que daba de esta noticia Página 12. Saludos: Juan

El designado secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, afirmó que la regla canónica del celibato no es un precepto incuestionable, sino que más bien “una tradición” de la iglesia católica.

También consideró que los cambios que promueve el Papa se pueden lograr con un “espíritu democrático” y “una conducción colegiada de la Iglesia”.

“El esfuerzo que hizo la Iglesia para estatuir el celibato eclesiástico debe ser considerado. No se puede decir, sencillamente, que pertenece al pasado. Es un gran desafío para el Papa”, dijo quien el 15 de octubre próximo asumirá como la segunda máxima autoridad de la iglesia romana, durante un reportaje al diario “El Universal”, de Venezuela, país en el cual es nuncio apostólico.

Parolin consideró que una decisión sobre el celibato se debería “asumir como una forma de unir a la Iglesia, no de dividirla” y sostuvo que para hacerlo habría que tomar en cuenta tanto la tradición de la iglesia, basada en preceptos bíblicos, “así como la apertura a los signos de los tiempos”.

El futuro reemplazante de Tarcisio Bertone dijo que los cambios se pueden lograr con un “espíritu democrático” y “una conducción colegiada de la Iglesia donde puedan expresarse todas las instancias”. “Siempre se ha dicho que la Iglesia no es una democracia. Pero es bueno, en estos tiempos, que haya un espíritu más democrático en el sentido de escuchar atentamente, y creo que el Papa lo ha indicado como uno objetivo de su pontificado”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL NÚMERO DOS DEL VATICANO Y NUEVO SECRETARIO DE ESTADO: “EL CELIBATO NO ES UN DOGMA Y SE PUEDE DISCUTIR”. Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

  1. Lázaro dijo:

    Pues hala, que se discuta. Eso si, si los curas casados no quieren arriesgarse a hacerse viejos mientras se discute desperdiciando su ministerio, harían bien en plantearse volver al pleno ejercicio de su presbiterado al amparo temporal o definitivo de alguna denominación religiosa actualmente existente (IEE, IERE, CAFA, etc) o inscribiendo una entidad religiosa de nueva formación para tal fin.

    En una sociedad en que el cristianismo se desinfla hay mucho trabajo por hacer, es calamitoso que se desperdicie la capacidad de trabajo de los presbíteros casados cuando por su posición pueden ser los más apropiados para acometer proyectos de evangelización y plantación de iglesias distintos, de probar formas nuevas de misión que pueden alcanzar sectores sociales y subculturas contemporaneas que viven lejos de Jesús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s