Cásate y sé sumisa. José María Castillo, teólogo

Castillo2

Fuente: Teología sin censura

El arzobispo de Granada dirige la editorial “Nuevo Juicio”. Y nos acabamos de enterar de que esta editorial ha publicado un libro que habría sido un éxito rotundo en tiempos remotos, allá por el año 450 antes de Cristo, o sea hace más de dos mil quinientos años, cuando nacieron los códigos de las XII Tablas, que marcan el comienzo del Derecho romano. El libro se titula “Cásate y sé sumisa”. Y ha sido escrito por una mujer, Constanza Mariano.

La tesis que defiende esta mujer es que la sociedad, la familia, las dificultades que nos abruman, todo eso se resolvería si recuperásemos y pusiéramos en práctica de verdad los códigos familiares de las cartas a los Colosenses y Efesios (Col 3, 18-4, 1; Ef 5, 21-6, 9). Como es bien sabido, estas cartas no fueron redactadas por san Pablo, aunque sin duda están fuertemente condicionadas por su pensamiento. Y llevan el sello del Derecho romano en cuanto se refiere a los derechos y deberes dentro de la familia.

En aquel modelo de familia, todo dependía del “paterfamilias”, el marido – padre – amo de la mujer, de los hijos y de los esclavos. Era la sociedad patriarcal en estado puro. Lo que inevitablemente hacía imposible el ejercicio de lo que hoy conocemos como derechos humanos, que hacen posible el Estado de derecho. Y, sobre todo, aquel modelo de familia era la escuela perfecta para perpetuar la formación de la “mentalidad sumisa”. La mentalidad que más apetecen los que mandan, para mantener su dominio sobre los demás.

Yo supongo que Constanza Mariano no ha pretendido, en modo alguno, imponer semejante forma de dominio en la familia. Pero confieso que, al enterarme de la publicación de este libro, no he podido evitar que me venga a la memoria lo que bien nos ha recordado V. Romano: sólo los esclavos son aptos para la represión. Como se sabe, los atenienses sólo empleaban a esclavos en la policía. Quien practica la represión como oficio tiene que ser él mismo un represor ejemplar.

Ésta es la causa profunda de que la obediencia ciega y los ejercicios absurdos de instrucción desempeñen un papel tan importante en el ejército y en la policía. No olvidemos que entre los vigilantes más fieles y seguros de los campos de concentración nazis estaban los propios prisioneros. No le faltaba razón a Bertolt Brecht cuando, en su “Loa de la dialéctica”, dijo esto: “¿De quién depende que siga la opresión? De nosotros.

¿De quién que se acabe? De nosotros también”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s