EL MIEDO DE LOS GOBERNANTES AL PUEBLO. José M. Castillo, teólogo

marchas de la dignidad
Fuente: Teología sin censura

El título de este artículo resulta extraño. Porque lo normal es que el pueblo tenga miedo a los gobernantes. Por eso la gente se somete a los que mandan. Pero, a veces, ocurre lo contrario: son los gobernantes los que tienen miedo a los gobernados. Esto es justamente lo que está ocurriendo, en este momento y en España, el día que estoy redactando esta reflexión. Es el viernes, 21 de Marzo de 2014. Hoy están viajando hacia Madrid miles de ciudadanos de toda España. Unos, a pie (llevan ya varios días de marcha hacia la capital), otros en autobuses…, cada cual como puede. Para manifestarse mañana, sábado 22, por el centro de Madrid. Y así, en una enorme concentración, decirle al Gobierno y sus gobernantes que ya hay en este país demasiada gente que no aguanta más. Sabiendo (como sabemos) que la distancia entre ricos y pobres es la más grande que hay en toda Europa. Esto no ha ocurrido por casualidad. Ni porque así lo han impuesto desde Bruselas. Es el resultado de un proyecto de sociedad que ha sido programado y está siendo ejecutado con eficacia.

Cuando el gobernante gobierna de manera que “legalmente” utiliza así el poder, más pronto o más tarde llega el día en que al gobernante le entra miedo. Si hasta los dictadores han acabado muertos de miedo, ¿no van a tener miedo los que mandan desde una mayoría absoluta que tiene sus días contados?

No me cansaré de repetir que el Evangelio, antes que un “libro de religión”, es un “proyecto para la vida”. Bueno, pues en ese proyecto se nos dice que los gobernantes del tiempo de Jesús “tenían miedo” (Mc 11, 18. 32; 12, 12; Mt 14, 5; 21, 26. 46; Lc 20, 19; 22, 2). Para decir esto, los evangelios usan siempre un verbo que viene del sustantivo griego fóbos, que expresa angustia, pánico, temor.

Lo más importante aquí es señalar que quienes estaban muertos de miedo no eran ni los pobres, ni los súbditos, ni los simples ciudadanos. El miedo lo tenían dentro del cuerpo los gobernantes del Sanedrín (Sumos Sacerdotes, Senadores y Doctores de la ley). A estos señores tan importantes no les llegaba la camisa al cuerpo, si es cierto lo que cuentan los evangelios. ¿Por qué este miedo? Muy sencillo. Porque el pueblo estaba de parte de Jesús. Y aquellos gobernantes sabían que, si mataban a Jesús, lo más seguro es que se produciría un levantamiento popular. Cosa que el Sanedrín no quería de ninguna manera. Porque, en caso de levantamientos populares, Roma no se andaba con tonterías. La represión sería inevitable y casi siempre brutal (cf. Jn 11, 47-53).

¿Es que Jesús era un agitador social que levantaba al pueblo contra la dominación romana? No parece que la cosa fuera por ahí. Al menos, no tenemos argumentos seguros que demuestren tal cosa. Entonces, ¿por qué el miedo de los gobernantes judíos a cualquier agitación social, ya fuera de origen político o por motivos religiosos?

Hay un hecho que se da por seguro: “en el mundo romano del siglo primero, a nadie se le ocurría pensar que la religión y la política estuvieran separadas” (Warren Carter). El problema se planteó desde el momento en que Jesús las separó. No sólo por aquello de “dad al César lo es del César, y a Dios lo que es de Dios” (Mt 22, 21 par). Sino, sobre todo, por algo mucho más radical. Jesús desplazó el centro de la religión. Para los romanos y (en la práctica) para los dirigentes judíos, el centro de la religión estaba en el ritual y en lo sagrado. Para Jesús, el centro de la religión está en la ética y en lo profano. Para el buen romano y el buen fariseo, lo decisivo es cumplir con los rituales.

Para Jesús, lo decisivo es la bondad, la honradez, la rectitud, remediar el sufrimiento, contagiar felicidad…. Por eso, en la religión romana y judía, lo decisivo era el orden. Para Jesús, sin embargo, lo decisivo es el inevitable desorden que supone el cambio radical: los primeros son los últimos, y los últimos los primeros.

Es notable que, ahora mismo en España, se privilegie la religión de los ritos, los templos, los obispos y los clérigos, al tiempo que se imponen leyes laborales, fiscales, educativas, sanitarias… que hunden a los pobres, a los inmigrantes y las clases bajas en un presente de miseria y en un futuro de inseguridad que dan miedo. Uno tiene la impresión de que en este país funciona mejor la religión de los romanos que el Evangelio de Jesús. De ahí que la gente, que grita por nuestras calles y plazas diciendo que ya está harta y no aguanta, les da miedo a nuestros gobernantes. Como a los gobernantes judíos y romanos les daba miedo el sufrido pueblo que daba señales de no soportar más el pesado yugo (Mt 11, 28-30) del que vino a liberarlos Jesús. Los que hoy tienen el poder del yugo (aunque sea sin flechas) tienen motivos para temer.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s