Un doble presbiterado que colabora para la plenitud de la Eucaristia en las comunidades. Emilia Robles (Proconcil)

Cura casado

Fuente: Moceop

PROCONCIL
Estimado/a amigo/a:
En el último mensaje les enviábamos la entrevista completa de unisinos-brasil, que le hacían a Dom Ervin Krautler, sobre su visita al papa, traducida del portugués. En ella, se reflejaba la preocupación por las comunidades sin eucaristía.

Dado que este es un tema que estamos trabajando procesualmente desde hace años; y, que en dicha entrevista, el papa hace referencia a la propuesta del obispo Friz Lobinger – y a la necesidad de que haya valientes planteamientos locales, allí donde los obispos consideren que es viable y necesariopara presentarlos a Roma- queremos retomar el tema y manifestar nuestra disposición a seguir colaborando en este proyecto, desde una perspectiva de diálogo y mediación, para poder lograr amplios consensos.

En primer lugar reproducimos la parte de la entrevista donde se habla de este tema, para después hacer un resumen de la propuesta de Lobinger, e indicar los libros que existen en castellano y algunos artículos publicados sobre el tema.

También hay ediciones de editoras distintas en otros idiomas

1 FRAGMENTO DE LA ENTREVISTA ENTRE EL PAPA FRANCISCO Y DON ERVIN KRÄUTLER

Comunidades sin Eucaristia

El Papa me invitó entonces a sentarme. Agradecí el privilegio de ser recibido en audiencia como obispo de Xingu, que es la mayor circunscripción eclesiástica del Brasil en extensión territorial. Hay en Xingu en torno a 800 comunidades y solo 27 sacerdotes. Como en toda la Amazonia, tambien en Xingu las comunidades, en su inmensa mayoria, solo tienen acesso a la celebración eucarística dominical dos o tres veces al año. Es muy doloroso para mi, como obispo, convivir con esa realidad. De repente el Papa me preguntó: ” ¿Que piensa usted, o cual es su propuesta en este sentido?”. Jamas esperaba que el Papa quisiera oir mi opinión y dije: “No tengo una ‘receta’ preparada, pero necesitamos con urgencia encontrar una solución para que nuestro pueblo deje de ser excluído de la Eucaristia”. El Papa me respondió entonces que habia algunas “tesis interesantes”, por ejemplo, la de un obispo alemán que fué obispo en África del Sur. Se trata de Don Fritz Lobinger (*1929), que de 1987 a 2004 fué obispo de la Diocesis de Aliwal. Su libro Altar vacio. Las comunidades pueden pedir ordenación de ministros propios fué traducido en varias lenguas (*).

Dom Fritz Lobinger sueña con ministros ordenados que pertenecen a la comunidad y continuan la vida de família y profesional. El papa recordó todavía una diocesis en México donde, en las diversas etnias indígenas, hay centenas de diáconos casados que ejercen su ministerio junto a su pueblo y presiden sus comunidades. Solo les falta la ordenación sacerdotal para poder presidir también la celebración eucarística. És la diocesis de San Cristobal de Las Casas, en el estado de Chiapas. Una vez más el papa Francisco insistió que los obispos de determinada región presentaran propuestas bien concretas y valientes. Me dijo que esperaba y aguardaba tales propuestas de los obispos. (…)

(*) N. del T.

El libro al que se refiere el papa, “El Altar vacio”, junto con otro del mismo autor “Equipos de ministros ordenados” fueron publicados en 2011 por la Editorial Herder, en castellano.
Los lectores de Proconcil pueden recordar que se ha hecho una intensa campaña para dar a conocer esta propuesta de un doble presbiterado que convive y colabora- en la que seguimos trabajando- para que las comunidades se vuelvan activas, desarrollen todos sus dones y carismas y no queden nunca sin presbíteros, pudiendo celebrar plenamente la eucaristía dominical, siguiendo el ejemplo de las comunidades paulinas.
Es un proceso de camino de las comunidades, en el que, ahora animados también por el papa, los obispos que descubren la necesidad, con conciencia misionera, han de seguir trabajando en sus diócesis, para presentarle proyectos.

2. Resumen de la propuesta, que venimos trabajando en red desde 2011.

Se concreta en dos libros publicados en el mes de abril, en castellano por la Editorial Herder (España). El autor es Fritz Lobinger, obispo católico de origen alemán, incardinado más de 50 años en Africa del Sur. Los títulos de los libros son “Equipos de ministros ordenados” y “El altar vacío”.

Este último es un novedoso libro ilustrado que acompaña al primero (aunque pueden ser adquiridos de forma independiente) útil para el trabajo en comunidades, parroquias y grupos eclesiales. El formato de dibujos acompañados de texto puede acompañar la reflexión.

La propuesta de Lobinger en ambos libros es clara. Ante la gran cantidad de comunidades en el mundo que están viviendo con dificultades la celebración de la Eucaristía por falta de ministros ordenados; y ante la pasividad de muchas de ellas, que no llegan a tomar conciencia de ser Iglesia y dependen en exclusiva de un cura “proveedor de servicios”, convendría -según el autor- volver a la experiencia paulina (adaptada a nuestras sociedades).

Si en los primeros comienzos de la Iglesia se percibía la efusión de los dones y carismas del Espíritu, que cristalizaban en diversos ministerios ordenados en las comunidades, retomemos esa experiencia -sugiere Lobinger- de un ministerio presbiteral que emerge de las propias comunidades, adaptándola a nuestros contextos eclesiales y sociales.

El autor , buen conocedor de las experiencias y las dificultades de otras iglesias cristianas, no católicas romanas, insiste en la necesidad de combinar ,en nuestra Iglesia, dos tipos de presbíteros, con dos estilos de formación y de compromiso diferenciados. Siempre aprovechando la experiencia, formación y disponibilidad de los actuales curas.

Estos dos tipos de presbíteros trabajarían de manera combinada; y los sacerdotes actuales seguirían prestando un gran servicio específico a la Iglesia, relacionado con la formación y la coordinación vinculada al obispo. La propuesta no pretende tener un alcance inmediatamente universal, sino que ofrece ir desde procesos locales, -consensuados, que mantengan la cohesión eclesial- a una propuesta más global.

El centro de esta propuesta es el servicio a la Eucaristía y la maduración de las propias comunidades. La vocación no es considerada como algo intimista y ajeno a la vida de las comunidades. Sólo se propone desarrollar esta alternativa en comunidades sólidas, con una trayectoria probada; y donde exista, desde hace tiempo, existencia de líderes, de reconocido compromiso desinteresado, con un actitud de servicio y capaces de trabajar en equipo. Ordenar equipos daría más garantías -para el autor- que ordenar individuos aislados. El primer paso, en una trayectoria a seguir, no es solicitar la ordenación de presbíteros locales, sino ayudar a las comunidades a ser activas y a reconocer los propios carismas.

El autor insiste en la necesidad de que los sacerdotes actuales, célibes y formados largamente en seminarios, encuentren el sentido de su vocación al presbiterado distinta de la de los nuevos ministros ordenados, (que tendrían una vida similar al resto de la comunidad, no harían la promesa celibataria y prestarían sus servicios gratuitos a tiempo parcial); y que asuman directamente el papel de formadores, en vez de el de proveedor de todos los servicios, que ahora, con frecuencia, muchos de ellos desempeñan, en la mayoría de ocasiones muy a su pesar. Este reparto de tareas mejoraría las posibilidades de formación continua y diferenciada de unos y de otros; y también la profundización de los sacerdotes célibes en una espiritualidad de los consejos evangélicos.

Caminar en esta propuesta, con un compromiso eclesial, exige una visión de proceso. “Sin prisas y sin pausas”, hay que mantener una actitud dialogal y de colaboración, tomando notas de las dificultades que van surgiendo y fortaleciendo aspectos claves de la vida comunitaria y diocesana, así como del diálogo con Roma. Sin olvidar que nos urge la vida eucarística de las comunidades y la fidelidad a la llamada evangélica de cada cristiano/a a la misión.

Ambos libros van apoyados -cada uno- con una contribución teológica importante, al servicio de las intuiciones del autor. El primero lleva la coautoría de Antonio José de Almeida, reconocido teólogo brasileño de la diócesis de Apuracana y una introducción de D. Demetrio Valentini, obispo de Jales (Sao Paulo). “El altar vacío” lleva una introducción teológica a cargo de Juan Antonio Estrada, s,j, eminente y conocido profesor de la Universidad de Granada (España).

Proconcil ha asumido un compromiso con este proyecto de reflexión y maduración de la propuesta Se trata de dar a conocer los libros y artículos sobre el tema y de trabajar en red sobre su contenido, facilitando el desarrollo de habilidades de comunicación y mediación, que ayuden a un desarrollo conciliar de la propuesta, propiciando un clima de diálogo y colaboración eclesial y un sentido de proceso.

3. Algunas publicaciones referidas al tema en revistas católicas:

Se ha publicado también en Antena Misionera, en Religión Digital, en la revista Christus de México; y la noticia fué difundida ampliamente en España por la agencia EFE

Información relacionada
Entrevista con Fritz Lobinger

Si están interesados en los libros en castellano pueden tomar contacto con la editorial Herder directamente:

O bien escribirnos a

En portugués están ambos publicados, el primero en Paulus y el segundo en Santuario (Aparecida, editora de los Redentoristas)

En Inglés, el primero está traducido en Claretianos de Manila, Filipinas.

Sobre otros, se puede consultar.

Quedamos a disposición para poder seguir trabajando en red sobre este tema.

Un abrazo fraterno
Emilia Robles

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s