CONSIDERACIONES SOBRE LA FIGURA DE JESÚS

Al abordar el tema señalado, debemos partir de las motivaciones que, a muchos de nosotros, nos llevan a considerarlo como fundamental para nuestras vidas.
La mayoría de los que vamos a reflexionar juntos, crecimos educados en la religión cristiana, en la “versión” de la iglesia católica romana, y, además, algunos llegamos a formar parte de su estructura, en diferentes niveles. Por lo tanto, conocemos la fe católica y la hemos seguido con convencimiento durante mucho tiempo.
Sin embargo, se nos plantea la necesidad de revisar todo lo aprendido porque, con el tiempo, el discurso y la praxis de la iglesia nos alejan de las enseñanzas de Jesús. En estos momentos buscamos aproximarnos, en lo posible, al “Jesús histórico” (¿) para recuperar algunas de las enseñanzas básicas que nos dejó (a todos los seres humanos) y encontrarnos, dentro de nuestro orden natural, al Dios-Amor que Él nos ha revelado con su vida y su persona. Así pues, lo prioritario en nuestras reuniones debería ser la reflexión en torno a su figura, para
“contestarnos,”en intimidad, determinadas preguntas que surgen apenas se acerca uno a la historia que nos habla de“los comienzos,”que dieron lugar a un “movimiento naciente” de seguidores y acabó convirtiéndose, tristemente, en “la cristiandad.”

De entrada encontramos diferentes opciones posibles en torno a la adhesión a Jesús, dependiendo de qué signifique, para cada uno, y qué creamos de Él.

En función de lo anterior, veremos, en conciencia, si nuestro camino de búsqueda y fidelidad al mensaje evangélico lo entendemos mediante la integración en una religión (la cristiana) en cualquiera de sus iglesias o corrientes, o bien, desde la perspectiva de un seguimiento a Jesús de Nazaret,(sin “programa” establecido por ningún grupo o institución) en cuanto paradigma de valores para la humanidad, que nos descubre al Amor-Dios como experiencia de nuestra vida y significa la fuerza de nuestros compromisos en un mundo, plenamente laico, que debemos ir mejorando, entre todos, desde diversos ángulos de fe o de “visión” de la realidad.

LOS COMIENZOS :

1º- Recordamos que el conocimiento de todo lo relativo a Jesús lo obtenemos, fundamentalmente, mediante el Nuevo Testamento que ilumina diferentes zonas de su vida, muerte y resurrección. También sabemos que hubo recopilaciones individuales de “dichos” y recuerdos que no formaron parte del N. T.

2º- Estos libros constituyen, en cierto modo, una modalidad de “biografía popular,” en cuanto que son las gentes sencillas las que reflexionan sobre su experiencia de Jesús, fijando más la atención en las vivencias de los pobres, los incultos y los desgraciados. Al mismo tiempo, los sucesos históricos se funden con otros acontecimientos intemporales resultando, con frecuencia, imposible establecer una distinción tajante entre ambos.
En consecuencia, lo que tenemos es una “elaboración de Buenas Noticias,”(nada que ver con lo que entendemos, científicamente, por historia o biografía,) que se apoya en diferentes selecciones de recuerdos y “dichos” de Jesús que hicieron determinadas comunidades primitivas intentando poner limites a las muchas “historias,” acerca de su vida y resurrección, que circulaban en aquellos primeros años entre comunidades y seguidores más o menos cercanos, en el tiempo, al Maestro.

3º- Entre las enseñanzas fundamentales que nos trasmitió tenemos :

a)- La idea de que un Dios pueda ser cercano a la humanidad: Dios es como un Padre, (El le llama “papá.” -Abba-)

–¿Qué consecuencias se desprenden ya, desde esta reveladora novedad, para todos los que, más tarde o más temprano, nos hemos planteado la existencia o no de Dios, y cómo podría “entenderse”?…
–La aceptación del Dios-Padre de Jesús, ¿Es compatible con la oferta del Dios “interpretado” y “exhaustivamente definido” (por la teología y los dogmas) que hacen las religiones en general y, en concreto, la cristiana?…

b)- Jesús de Nazaret, en medio de muchos otros profetas y predicadores de su tiempo, nos ofrece en su persona el mensaje central del misterio que encierra la humanidad: “El reinado del Amor (Dios) está llegando al “Mundo.”

–Si de verdad nos creemos esto, ¿Qué papel prioritario le estamos dando a la tarea de trabajar por una verdadera “conversión” de nuestros comportamientos en la vida?…
–Si, hasta ahora, esta Revelación (Nueva y Buenísima Noticia) se ha trasmitido a través de la religión cristiana, desarrollándose e interpretándose, incluso, desvirtuándose claramente, ¿Por qué no pensar que ha llegado el momento histórico de poder sumarse a esa nueva realidad, que ha llegando, en Jesús, mirándolo sólo a Él.?

c)- También nos dejó claro que: Su Persona es el camino que nos ofrece para construir la Nueva Vida, verdaderamente humana, “El reinado del Amor (Dios): Sus consejos (parábolas etc.), sus compromisos (dificultades con gobernantes y defensa de los pobres etc.), su ejecución (final denigrante, como subversivo peligroso para los poderes etc.)

–Creo que sobre todo esto tenemos que centrar nuestra meditación y profundizar para ponernos en marcha por ese camino, junto con gentes que ya lo hacen, incluso, sin que su paradigma sea Jesús.
–¿De verdad estamos interesados en disfrutar de esa vida auténtica donde aflora el Dios-Amor, que existe aquí y ahora, yendo a buscarla en los “aconteceres” que se dan en la “trastienda” del día a día, ocultos por el velo de la vida-tiempo y la “normalidad”?…

d)- Por último, hay que considerar legado básico del Maestro, independientemente de cómo se crea en Él, la oración que nos enseñó: Padre Nuestro. Pienso que no debe faltar en nuestra vida, sea religiosa o no, el dialogo intimo con Dios, que nos acompaña como un misterioso telón de fondo de nuestro ser.

– La acción de gracias con sus más cercanos antes de ser detenido: Eucaristía. El encuentro, frecuente, entre los que deseamos andar su camino, nos permitirá recordarlo y tenerlo con nosotros mientras comemos juntos, “pensando en repartirnos” como el pan y el vino, según su entrega consecuente con el amor a los desprotegidos.

– La esperanza infinita, de aquella experiencia única de sus seguidores: Resurrección. Experiencia que nos ayuda hoy a seguir conectados a un Jesús de Nazaret vivo, en los pobres, los perseguidos, los invisibles, los sufrientes etc.
Los seres humanos necesitamos de la esperanza, al menos, para poder seguir viviendo.
Además, los que pretendemos la utopía de Jesús, estamos experimentando, de alguna manera, al Jesús vivo que proclamaron los testigos de su muerte y, por tanto, afrontamos, también, nuestra muerte cargados de esperanza: Para unos consistirá en un cielo o paraíso y, para otros, supondrá la plena realización personal, en una “disolución,” construyendo el reinado de la solidaridad y el Amor.

C. T. (Malaga-15-10-2014) Carlos Tapia

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s