Los “doce apóstoles” de Francisco

El Papa aboga por un gobierno sinodal, y quiere evitar que Roma sea una “Corte” de obispos
Jesús Bastante, 23 de noviembre de 2014 a las 19:10
La reducción significativa del número de dicasterios permitirá encuentros más frecuentes y sistemáticos de cada prefecto con el Papa” dado que no serán “un grupo excesivamente numeroso

El proyecto tiene algunos puntos sumamente novedosos, e incluye la prácticadesaparición de los Pontificios Consejos, que se integrarán en las 12 nuevas “congregaciones” (no se conoce si el término seguirá siendo éste, o directamente se hablará de “Ministerios”): las nueve actuales (Doctrina de la Fe, Culto Divino, Causas de los Santos, Iglesias Orientales, Evangelización de los Pueblos, Clero, Institutos de Vida Consagrada, Educación Católica y Obispos), a las que habrá que sumar la de Laicos y Familia; Caridad y Justicia (que reunirá las funciones de los consejos pontificios Justicia y Paz, Cor Unum, Migrantes y Pastoral de Salud) y un “ministerio de Comunicación”, que sólo se creará cuando concluya el estudio encargado a Lord Patten.

Con todas las salvedades respecto a los estados democráticos, en el Vaticano también habrá una mayor separación entre poder legislativo y judicial, manteniendo los Tribunales de la Signatura Apostólica una mayor independencia, aunque los delitos graves (como en el caso de la pederastia) seguirán dependiendo de Doctrina de la Fe.

Como en todo gobierno, además del Jefe de Estado (Papa Francisco), el Secretario de Estado se convertiría en una suerte de canciller (asuntos exteriores) que también ejercería el papel de “primer ministro”.

La reforma de la Curia permitirá, también, reducir hasta el extremo la presencia de obispos y cardenales, dejando libres, casi de inmediato, hasta una quincena de puestos “cardenalicios”, que permitiría “internacionalizar” en breve el Colegio cardenalicio.
El Papa quiere evitar que la Santa Sede se convierta en una “conferencia episcopal” con medio centenar de prelados trabajando -y murmurando-, lo que, como veremos a continuación, es definido como un peligro de “autorreferencialidad” y de “carrerismo” intraeclesial, que se quiere erradicar.

Los “principios inspiradores” en la reforma de la Curia Romana, apunta el documento, inciden en que el organismo vaticano debe “ayudar al Papa en el gobierno cotidiano de la Iglesia”, y debe ser “instrumento de la unidad de toda la Iglesia”, respetando, empero, “la potestad de los obispos diocesanos y la justa autonomía de las Iglesias particulares”.

“Parece necesaria una racionalización de los organismos de la Curia”, subraya el documento, que incide en que ningún dicasterio “debe atribuirse la competencia de otro”, como puede suceder en la actualidad. El texto, que este lunes será explicado a los miembros de la Curia romana, apunta que “es necesaria una simplificación significativa de la Curia”. Por ello, se decide “la fusión de los Pontificios Consejos siguiendo materias de competencia”, así como la “simplificación interna de los dicasterios”, o una “eventual reducción o supresión” de Consejos o dicasterios.

El primer organismo en ser modificado es la Secretaría de Estado, que pasaría a ser una suerte de “órgano de coordinación de los dicasterios”. El secretario de Estado, como “primer colaborador del Santo Padre”, debe fomentar “periódicas y frecuentes reuniones con los jefes de los dicasterios, el Consistorio ordinario o el Consejo de la Secretaría Permanente del Sínodo”. El número dos vaticano podrá además, ejercer labor de coordinación, activando “comisiones mixtas” en caso de conflicto entre “ministerios” vaticanos.

“El trabajo de la Curia debe ser sinodal”, afirma el documento, que consagra la necesidad de “hacer habituales las reuniones de los jefes de Dicasterio, presididas por el Romano Pontífice”, en una suerte de “Consejo de Ministros” (el texto utiliza esta expresión) de la Iglesia romana. “La reducción significativa del número de dicasterios permitirá encuentros más frecuentes y sistemáticos de cada prefecto con el Papa” dado que no serán “un grupo excesivamente numeroso”.

La “sinodalidad” también “debe ser utilizada en el interior de cada dicasterio”, dando “particular relevancia y frecuencia ” a las sesiones ordinarias, con una mayor participación de los miembros”. No obstante, el documento anima a “evitar la fragmentación y la multiplicación de sectores especializados, que pueden tender a la autorreferencialidad”.

“El empeño de todo el personal de la Curia debe esta animado por una espiritualidad de servicio y de comunión: se trata de crear estructuras que eliminen el carrerismo”. La nómina de colaboradores seguirá “criterios eclesiales”, y en ellos formarán parte laicos, sacerdotes y religiosos “de probada vida cristiana”. Y no tanto obispos, pues “un modo de evitar el peligro del carrerismo” es el de conseguir que los oficiales de dicasterios no ejerzan su autoridad “porque sean obispos, sino por la autoridad concedida por el Santo Padre”.

“Deberá procurarse un acceso a un número mayor de laicos, especialmente en algunos dicasterios en los que puedan ser más competentes que los clérigos o religiosos”, como sucede (tal y como anunció ayer RD) con el macrodicasterio de Laicos y Familia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s