Viernes Santo. Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

Deuda externa
Fuente: El Blog de Juan Cejudo

El Viernes Santo se celebra de modo especial el día que Jesús murió, crucificado, en una cruz, como un malhechor.
¿Por qué muere Jesús? Pienso que la Iglesia ha trasmitido a través de los años, una visión muy espiritual sobre la muerte de Jesús, deteniéndose en ver su sufrimiento, su corona de espinas, su cuerpo azotado y su muerte en una cruz, pero sin ahondar sobre los motivos que le llevaron a ese final tan trágico. En todo caso, siempre nos suelen dar unas explicaciones muy espirituales sobre el tema: “murió por nuestros pecados”, “el sacrificio de la cruz”…etc….

Creo que la muerte de Jesús estaba cantada. Su estilo de vida era una pura provocación, especialmente a las autoridades religiosas de su tiempo. Desafía al ley del sábado, incumpliéndola. “NO está el hombre hecho para el sábado, sino el sábado para el hombre”. Por éso cura en sábado, por éso, “trabaja”, cortando las espigas, en sábado, para que sus discípulos puedan comer algo…

Jesús habla con las mujeres, algo muy mal visto en su tiempo y más si esas mujeres son samaritanas. Jesús se enfrenta a quienes pretenden apedrear a la adúltera.. Pero sobre todo se enfrenta a los poderes de su tiempo: poder religioso y poder civil. Éso no se lo perdonan. “Sepulcros blanqueados”, llamará a los fariseos. “Id y decid a esa zorra”, dijo refiriéndose a Herodes que había cortado la cabeza de Juan el Bautista.

Tampoco le perdonan que se rodee de pobres, enfermos, prostitutas y marginados para curarles de sus dolencias y hacerles el bien. De Jesús dirán: “Este hombre solivianta a las masas” “Conviene que muera un hombre antes que todo un pueblo”.

El colmo de los colmos fue su entrada en el templo el día del domingo de ramos, donde se enfrentó a las autoridades religiosas, derribando las mesas de los cambistas, el dinero y los animales para los sacrificios… La casa de su padre es un lugar de oración, no un mercado.. Y es que se había enfrentado con el símbolo religioso más importante. el Templo. Y también se había enfrentado al poder económico porque era el Templo lugar privilegiado para la recaudación del dinero. Desde entonces los jefes religiosos querían acabar con él, aunque temían su popularidad entre las masas que le seguían.

Hoy, como entonces, si te enfrentas al poder, religioso, poder económico y poder político, estás condenado a la marginación,a las represalias de todo tipo,a la cárcel o a la muerte…

Ahí tenemos los muchos represaliados en nuestro país y en otros, por enfrentarse al poder y por defender los derechos humanos y el de los más necesitados. Ahí está esa ley “mordaza” que el Estado pone en marcha para intentar evitar que nadie le tosa ni cuestione nada de lo que haga.

Años de prisión y multas enormes para quienes pretendan defender a los desahuciados o promover manifestaciones de protesta que al poder le moleste. Si no, que le pregunten al SAT o a otros colectivos sociales con decenas de militantes represaliados y encarcelados. Ahí están los años de cárcel para las personas que apoyaron la huelga general contra unas leyes injustas…

Jesús de Nazaret lo tuvo muy claro: se enfrentó al poder. Para Él obedecer a Dios estaba por encima de la obediencia a los hombres. Los derechos de las personas, por encima de leyes injustas que pretendan evitar esa defensa para que no se toquen los intereses de los poderosos.

Por éso los movimientos sociales seguirán adelante en la defensa de los derechos humanos y de los más débiles. Aunque ello traiga como consecuencia represalias de sufrimiento y dolor. Las personas, lo primero.

Y es que la muerte de Jesús en la cruz, con esa obediencia al Padre, es lo que hace que venza a la muerte, en su resurrección, alumbrando un Mundo Nuevo donde es posible vencer a la tiranía de un poder que pretende machacar a las personas. Un Mundo nuevo que ya está naciendo de mucchas maneras a través de colectivos sociales que luchan por los demás y viven con alegría y con fuerza el apoyo mutuo, la lucha por la justicia y la solidaridad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s