Colombia hacia la paz. José Arregui

José Arregui1Fuente: El Blog de José Arregui- Redes Cristianas
El pasado lunes, 26 de septiembre, se firmó el acuerdo definitivo de paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC. Lo celebro doblemente, pues el azar o la vida ha querido que estos días me encuentre en Bogotá por otros motivos, académicos. Celebro esta paz y todas las paces. La paz es el motivo primero, la madre de todas las cosas.
Hace trece años. Recuerdo aquellos “pelaos” que de la mañana a la noche jugaban en la playa de Moñitos, en el Caribe colombiano. ¿Qué habrá sido de ellos? Recuerdo aquella niña de 6 años que iba llorando de noche con una cesta de plátanos sobre la cabeza, a las afueras del campo de desplazados de Cincelejo y sus míseras casetas. ¿Qué será de ella? Y aquel joven guerrillero cosido a balazos por los soldados del ejército a la puerta de la capilla franciscana de Yunguillo, resguardo inga, Caquetá arriba, ya en la Amazonia, y a su madre Rosa con su hijo pequeño junto a sí, agotadas todas las lágrimas, rezando con nosotros y compartiendo luego nuestra pobre mesa, ¡qué noche más triste! ¿Qué será de Rosa y de su hijo Camilo? Que vivan en paz.

“Paz definitiva” será mucho decir después de 52 años de guerra ininterrumpida y cruel, entre otras cosas porque son incontables las personas que jamás recuperarán la humilde felicidad perdida: más 220.000 muertos y tantos dramas por cada muerto, 40.000 desaparecidos, cerca de 7 millones de desplazados, forzados a abandonar su trocito de tierra, su sustento, su alegría, obligados a irse sin rumbo y sin nada, y cientos de miles de heridos en su cuerpo, muchísimos más en su alma… A pesar de todo, ¡enhorabuena, querida Colombia! Enhorabuena y gracias, Sr. Presidente Juan Manuel Santos, y Sr. Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timochenko.

Claro que no basta con firmar un acuerdo de paz para que haya una paz verdadera. No habrá paz que merezca este nombre mientras no desaparezcan las grandes injusticias estructurales –ligadas sobre todo a la propiedad de la tierra– que provocaron la guerra, y mientras no se ponga término a las poderosas mafias asesinas en que la guerra derivó: el narcotráfico omnipresente y el aparato paramilitar, político-económico, que ha infiltrado todas las instituciones del Estado, que ha extorsionado y asesinado y sigue asesinando impunemente. ¡Ojalá desaparezcan todas las causas y excusas de la guerra, que se ha convertido en la mayor injusticia por ambos lados! ¡Ojalá hoy gane rotundamente el referéndum sobre el acuerdo de paz!

Serán demasiados –con el expresidente Álvaro Uribe al frente– quienes votarán que no. Quienes quieren la paz de los vencedores y los vencidos, pensando que algún día podrán vencer. Puede que así fuera, o puede que no. Lo seguro es que, entretanto, habría más muertes, más dolor, más injusticia. No buscan la paz, sino la victoria. No saben, o no quieren saber, que no hay mayor victoria que la paz en justicia, la justicia en paz. Aunque no sea la paz perfecta, sino la paz posible, el inicio de otra historia.

El presidente español no asistió al solemne acto de la firma, y no es difícil averiguar por qué. La razón no está en Colombia sino en su propio estado español. Él y su gobierno han actuado como si no quisieran que ETA se desarme y se disuelva de manera ordenada y segura. Negociaron con ETA mientras ésta mataba. Cuando ETA, por diversas razones –la más importante el hartazgo de la gente y sobre todo de su gente–, hace cinco años decidió cesar definitivamente, entonces este Gobierno sacó pecho, puso obstáculos, endureció leyes, detuvo mediadores internacionales. Nos dicen ahora que Colombia no es España, que allí ha habido una guerra civil y aquí no, aquí solo terrorismo. Siempre les oí decir que las FARC eran terroristas. ¿Será que buscan la victoria y no la paz?

Poco antes de su muerte, de su Pascua, Francisco de Asís, el Hermano Poverello y pacífico –el martes día 4 de octubre celebramos su fiesta– supo que había un grave enfrentamiento entre el obispo y el podestá o alcalde de Asís. Lucha de poderes. Francisco los convocó a la Porciúncula y les rogó humildemente que hicieran las paces. Así lo hicieron, pidiéndose perdón. Entonces Francisco añadió una estrofa a su Cántico del Hermano Sol: “Loado seas, mi Señor, por quienes perdonan por tu amor…”.

¿Y tú, y yo? No podremos sanar nuestras heridas ni vivir en paz mientras haya odio en nosotros o queramos vencer. Mientras no perdonemos y no nos perdonemos. Mientras no miremos más al futuro que al pasado, al pasado desde la confianza en el futuro. “Dichosos los pacíficos, los artesanos de la paz”. Solo seremos felices si tenemos paz en el corazón y construimos la paz de la justicia social.

Nota tras la victoria del No en el referéndum

Llegado anoche de Colombia, la noticia de la victoria del no en el Referéndum sobre el acuerdo de paz me ha llenado de consternación y tristeza. La masiva intoxicación informativa y el mensaje del miedo difundido por los poderosos, apoyados en los paramilitares, los intereses inconfesados de los grandes terratenientes, con el expresidente Uribe a la cabeza, y no en último término la ambigüedad de los obispos han derrotado la mejor voluntad de la inmensa mayoría que se ha abstenido o votado en contra. Pero sigo creyendo en el poder de la paz y en la buena gente de ese gran pueblo. ¡Adelante, Colombia! Ya habéis sufrido bastante. Otro futuro hermanado es posible, sin vencedores ni vencidos. Vosotras, vosotros, podéis.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s