Coordinadora de Laicos de Chile: “Es hora de que los laicos pierdan la obediencia ciega a sacerdotes y obispos”. Jonás Romero Sánchez

Fuente: The Clinic
Este sábado, en la icónica parroquia Villa Francia, la Red Laical de Chile reunió a las comunidades de toda la Región Metropolitana para un encuentro que sus organizadores catalogan de “histórico”. El mensaje es claro: “Otra iglesia es posible”.

La red laical de Chile, constituida a comienzos de mayo, acordó este fin de semana la organización de un sínodo nacional (encuentro de comunidades eclesiásticas) para replantear el rol del laico en la Iglesia Católica chilena. Representantes de comunidades de Osorno, Chillán, Talca, Iquique y Santiago acordaron también establecer alianzas con organizaciones amigas –como la Fundación para la Confianza- y convocar a la mayor cantidad de comunidades de base posible.

La agrupación fue constituida el 5 de mayo pasado, y reúne ya a representantes laicas y laicos de las 5 diócesis mencionadas, aunque los participantes tienen como meta unir a otros grupos del país, en las próximas semanas.
—Para nosotros, el primer paso es crear sociedades y asambleas diocesanas de laicos. No podemos seguir siendo un archipiélago—, explicó Juan Carlos Claret, el joven representante de Osorno.

Claret acaba de llegar en un viaje relámpago desde Ginebra, donde fue invitado a exponer acerca de la movilización que su comunidad impulsó en contra del ahora obispo emérito Juan Barros. “El proceso chileno les resultaba muy interesante, no sólo por los gestos del Papa, sino por lo conseguido a través de la presión laical”, explicó.
A la parroquia de Villa Francia asistieron cerca de 15 representantes metropolitanos y otra decena de provincias. Allí, bajo la biblioteca del padre Mariano Puga y una figura metálica del Quijote de Cervantes, los laicos discutieron los lineamientos a seguir en medio de la crisis de la iglesia chilena.

Volver a la calle

A pesar de su breve existencia, la Red ha vivido hitos importantes en el último mes. Quizás el mayor fue la entrevista que cinco de sus miembros sostuvieron con los enviados papales Jordi Bertomeu y Charles Scicluna, en junio.

Respecto de la renuncia de los obispos, sin embargo, los laicos se muestran críticos. “Preocupa que las renuncias de Caro y Duarte se hayan aceptado por razones de edad. Ellos no se están yendo porque fueron pillados comiéndose un chocolate a escondidas, sino que por profundos cuestionamientos a su conducta”, dijo Roberto Sánchez, miembro de la Red.

Para Mirena Romero, representante de los laicos de Chillán y encargada del futuro sínodo, el trabajo de la red debiese estar enfocado en modificar las estructuras de poder al interior de las diócesis. “Debemos conducir un proceso para motivar a que los laicos se empoderen, que entiendan que son miembros de la iglesia. Por ejemplo, es hora de cambiar la obediencia ciega a sacerdote y al obispos”, dijo.

Finalmente, los laicos valoraron al recibimiento de la parroquia Cristo Liberador. “El habernos reunido aquí, en Villa Francia, no es casual”, reflexionó Roberto Sánchez. “Esta iglesia representa el ideal de lo que nunca debimos dejar de hacer, que es estar en la calle”.

Anuncios
Publicado en Artículo | Deja un comentario

Con Trump nos esperan tiempos dramáticos. Leonardo Boff

Fuente: Koinonía
La humanidad está bajo varias amenazas: la nuclear, la escasez de agua potable en vastas regiones del mundo, el creciente calentamiento global, las dramáticas consecuencias de la sobrecarga de los bienes y servicios naturales indispensables para la vida (the Earth Schoot Day).

A estas amenazas se añade otra no menos peligrosa, ya señalada por varios analistas mundiales como los premios Nobel Paul Krugman y Joseph Stiglizt. Recientemente un economista ítalo-argentino, Robeto Savio, co-fundador y director general del Inter Press Service (IPS), ahora emérito, escribió un artículo que nos debe hacer pensar, con el título: Trump vino para quedarse y cambiar el mundo (ALAI-América Latina en Movimiento de 20 de junio de 2018).

En él afirma que Trump no es una causa del nuevo desorden mundial. Es más bien un síntoma. El síntoma de tiempos en que los valores civilizatorios que daban cohesión a un pueblo y a las relaciones internacionales, quedan simplemente anulados. Lo que cuenta es el voluntarismo narcisista de un poderoso jefe de Estado, Trump, que en el lugar de estos valores colocó, pura y simplemente, el dinero y los negocios. Son éstos los que definitivamente cuentan. Lo demás son perfumerías dispensables para el dominio del mundo.

El America first debe ser interpretado como sólo América cuenta, y sus intereses mundiales. En nombre de este propósito, ya pre anunciado en su campaña, Trump rompió tratados comerciales con viejos aliados europeos, la Alianza del Transpacífico y abrió una arriesgada guerra comercial con su mayor rival a China, imponiendo recargos de importación de productos que suman miles de millones de dólares, además de cobrar tasas sobre el acero y otros productos a otros países como Brasil.

Es propio de figuras autoritarias y narcisistas hacer de menos a las legislaciones. Cuando les conviene, pasan por encima de ellas, sin dar mayores razones. Para Trump vale más la invención de «una verdad» que la verdad factual misma. Las fakenews son un recurso presente en sus twitters. Según Fact Schecker, desde que asumió la presidencia, ha dicho unas 3.000 mentiras. La verdad y la mentira valen para él en la medida que respaldan sus intereses. Curiosamente, venció los principales pleitos, y tiene la aprobación del 44% de la opinión pública, y del 82% de aprobación del Partido Republicano.

No tolera críticas, y se cercó si asesores súcubos que le dicen para todo «sí», bajo el riesgo de ser, si no, despedidos sumariamente.

Si es reelegido –lo que no es improbable–, el estilo de gobierno y la negación de toda ética pueden tornarse irreversibles. No olvidemos que Hitler y Mussolini también fueron elegidos y crearon sus mentiras, vendidas como «verdades» todo un pueblo. Podemos estar frente a un mundo marcado por la xenofobia, por la exclusión de miles y miles de inmigrantes y refugiados, por la afirmación excesiva de los valores nacionales en desprecio de los valores de los otros.

Tales actitudes, transformadas en políticas oficiales, pueden ser fuente de graves conflictos, cuyo «crecimiento» puede incluso amenazar a la especie humana. Cerca de 1300 psicoanalistas y psiquiatras norteamericanas denunciaron desvíos psicológicos graves en la personalidad de Trump.

Cómo será el destino de la humanidad, puesta en manos de un narcisista de este tipo, cuyo paralelo sólo se encuentra en Nerón, que se divertía asistiendo al incendio de Roma, con la diferencia de que ahora no se trata de un incendio cualquiera, sino del incendio de la entera Casa Común. Como es imprevisible y a toda hora puede cambiar de posición, nos preguntamos, entre asustados y aterrorizados, cuáles serán sus próximos pasos.

Que Dios, que se anunció como «el apasionado amante de la vida» (Sabiduría 11,24) nos libre de las tragedias que pueden ocurrir, dada la irracionalidad de alguien que anuncia «un solo mundo y un solo imperio» (el imperio norteamericano).

Publicado en Artículo | Deja un comentario

PARTICIPÉ EN LA CONCENTRACIÓN EN LA PUERTA DEL OBISPADO Y DE CÁRITAS PARA EXIGIR LA READMISIÓN DE TODOS LOS DESPEDIDOS. Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

Fuente: El Blog de Juan Cejudo
Más de 40 personas nos concentramos el pasado viernes día 27 en las puertas del Obispado de Cádiz-Ceuta y de Cáritas para exigir la readmisión de todos los despedidos/as.

Una magnífica respuesta de asistencia que superó con creces la que tuvimos en las puertas de los juzgados. Y es que el malestar está creciendo…

Se repartieron carteles pidiendo la readmisión de los despedidos y la pancarta, que ya desplegamos en los juzgados, volvimos a colocarla junto a la puerta principal del obispado.
Puerta de entrada al obispado, custodiada por dos guardias de seguridad (normalmente solo hay un vigilante).

Allí los compañeros que portaban la pancarta tuvieron que soportar el sol que caía de plano. Fue necesario hacer turnos de relevo para poder soportar la hora de sol .

Se explicó los motivos de nuestra protesta durante unos minutos y, a continuación, se dio lectura al Comunicado-Nota de prensa que habíamos enviado a los medios y que también repartieron los compañeros/as a las personas que pasaban y se interesaban por la extrañeza de ver tanta gente agolpada a las puertas del Obispado, algo completamente inusual, pues es la primera vez en la Historia de la Iglesia Diocesana de Cádiz que un grupo de cristianos y de personas solidarias se concentran para protestar desplegando una pancarta….

El Comunicado se puede leer aquí:

Después otro compañero leyó el evangelio de ese día que es este:

Mateo 7, 15-20
Por sus frutos los conoceréis
En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: “Cuidado con los profetas falsos; se acercan con piel de oveja, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. A ver, ¿acaso se cosechan uvas de las zarzas o higos de los cardos? Los árboles sanos dan frutos buenos; los árboles dañados dan frutos malos. Un árbol sano no puede dar frutos malos, ni un árbol dañado dar frutos buenos. El árbol que no da fruto bueno se tala y se echa al fuego. Es decir, que por sus frutos los conoceréis”.

Y después se le dio la palabra a quienes quisieran decir lo que pensaban megáfono en mano.

Intervinieron varios compañeros, todos en la misma línea: lamentando que Cáritas-como dijeron los abogados en el juicio- es una “empresa”. Y una empresa que despide gente como cualquier otra empresa. Y al parecer, según dijo otro compañero, había destinado un fondo para los despidos. Alguien dijo que se plantearía seguir aportando dinero para Cáritas si es a eso a lo que se dedica el dinero que se aporta para ayudar a los necesitados.

Yo intervine en dos ocasiones. En la primera, para decir lo que había comentado el abogado del compañero despedido: que Cáritas dice que despide por motivos económicos, pero en las cuentas de Cáritas aparecen hasta tres cantidades distintas, una más baja, otra más alta y la otra aún más alta. ¿Cuál de ellas es la verdadera?

Foto: Marcelino Porquicho

¿Con qué cantidad de esas tres, Cáritas no puede hacer frente al pago de sus nóminas? ¿Declara todo lo que ingresa? ¿O solo lo que aportan los donantes y socios? ¿Están metidas las cantidades que recibe del Estado, vía IRPF, en las aportaciones directas a la Iglesia católica que hacen los contribuyentes marcando la famosa X y también en las que se marcan con X en “otras actividades sociales”, donde hay organismos de la Iglesia católica como Cáritas? ¿Estarán incluidas las aportaciones que recibe Cáritas de la Conferencia Episcopal? No sabemos…

Después dije que intentarán criminalizarnos diciendo que es que atacamos a la Iglesia…No es eso. Debemos que ver como muy normal que los cristianos podamos intervenir en las cosas de la Iglesia e incluso denunciar lo que no nos parece correcto ni conforme al Evangelio. Desde los comienzos de la Iglesia ya Pablo se enfrentó duramente a Pedro (primer papa).

Actualmente en la diócesis de S. Sebastián casi todos los curas de la diócesis están enfrentados abiertamente con el obispo Munilla (amigo de nuestro obispo) y han escrito varias veces duros escritos en la prensa manifestándose en contra de las actuaciones que está adoptando el obispo en la diócesis desde que llegó.

En Chile gracias a las denuncias de los laicos y su insistencia, se ha conseguido que se destape el escándalo de obispos que han estado protegiendo a sacerdotes acusados de pederastia.

Gracias a su labor constante el Papa envió a investigadores de su confianza que han esclarecido los hechos y todos los obispos chilenos tuvieron que presentar su dimisión al papa que ha aceptado la de varios de ellos.

Nosotros debemos seguir denunciando las injusticias allá donde se cometan y seguiremos firmes sin que nadie nos desanime ni intente amedrentarnos.

Muchos gritos en la concentración de “Readmisión de los despedidos” y “Despedidos readmisión”. Y ya al final hasta se grito insistentemente: “Obispo dimisión”, “Obispo dimisión”.

Resaltar la presencia, no solo de muchos militantes cristianos de diferentes colectivos, sino también el acompañamiento de compañeros/as no cristianos, pero muy solidarios, que quisieron unirse a nosotros en esta acción hasta ahora completamente inédita en la historia de la diócesis.

Creo y entiendo que el obispo debería dialogar con miembros de este colectivo para llegar a una solución que pueda satisfacer a todos.

Publicado en Artículo | Deja un comentario

Mujeres y casados pueden ser ordenados sacerdotes. José M. Castillo, teólogo

Fuente: Teología sin censura/ Redes Cristianas
El Concilio Vaticano Primero, en la Constitución dogmática “Dei Filius” (año 1870), cap. 3º, definió que “deben creerse con fe divina y católica todas aquellas cosas que se contienen en la palabra de Dios escrita o tradicional (“in verbo Dei scripto vel tradito continentur”), y son propuestas por la Iglesia para ser creídas como divinamente reveladas” (Denzinger – Hünermann, nº 3011).

Toda afirmación (o toda práctica) que no entre en el contenido de esta afirmación dogmática puede ser modificada por la autoridad suprema de la Iglesia. En cuanto a las verdades o actividades, que se justifican por el llamado “Magisterio Ordinario Universal” de la Iglesia, debe tenerse cuidado y no concederles un valor absoluto e intocable, ya que, como es bien sabido y por poner un ejemplo, durante siglos, se pensó que era verdad de fe que el sol daba vueltas en torno a la tierra, hasta el extremo de condenar a Galileo cuando afirmó lo contrario. Y hoy sabemos que quien tenía razón era Galileo.
Un problema importante, que la Iglesia tiene en la actualidad, en lo que se refiere a las “verdades de fe”, está en que se puede (y a veces sucede que) hay hechos “históricos” o “sociológicos” a los que se les concede un “valor dogmático”. Esto exactamente es lo que sucede cuando nos preguntamos si las mujeres o las personas casadas podrán ser sacerdotes.

En cuanto a las mujeres, en la Antigüedad, no tenían los mismos derechos que los hombres. Por eso no podían ser testigos oficiales de nada. Ni tomar decisiones sobre otros. Ni sobre ellas mismas (J. Jeremias, “Jerusalén en tiempos de Jesús”, Madrid 1977, pg. 371-387). Es lógico que, en tales condiciones, no podían ejercer cargos de responsabilidad en instituciones públicas. Hoy la situación social y legal de la mujer es completamente distinta. Y, en todo caso, lo que no se puede hacer es convertir en revelación divina lo que no pasa de ser una situación social ya superada. La Iglesia no tendrá credibilidad mientras siga manteniendo la desigualdad de la mujer en dignidad y derechos respecto al hombre.

En cuanto a las personas casadas, el Evangelio no impone ningún mandato respecto al celibato. Por otra parte, el apóstol Pablo dice que es un derecho de los apóstoles vivir y viajar con una mujer cristiana, como lo hacían Pedro y los parientes del Señor (1 Cor 9, 5). La continencia de los sacerdotes empezó a imponerse a comienzos del s. IV, en el concilio de Elvira (Granada). Y la ley del celibato se impuso progresivamente en la Edad Media. Se fijó como ley a partir del concilio segundo de Letrán (en 1138).
La ley del celibato no tiene fundamento bíblico. Y se basa principalmente en las ideas, sobre el puritanismo, que provenían del estoicismo de los griegos del s. V (a. C) (E. R. Dodds).

¿Cómo justifica la Iglesia el empeño por no cambiar esta ley cuando cada día hay menos sacerdotes y, por tanto, más parroquias y comunidades que no pueden tener su vida cristiana organizada y gestionada como la misma Iglesia impone obligatoriamente? Es urgente que la Iglesia estudie este asunto a fondo y sin miedo. Para buscarle la solución a la que los fieles cristianos tienen derecho. De no hacerse así, resultará inevitable controlar un hecho que ya existe: los grupos de laicos que clandestinamente celebran la eucaristía sin sacerdote.

En este delicado asunto, es de suma importancia tener presente que la doctrina de la Ses. VII del Concilio de Trento, sobre los sacramentos, no contiene definiciones dogmáticas. Por las Actas del Concilio se sabe que los obispos y teólogos, que tomaron las decisiones sobre los sacramentos, no llegaron a ponerse de acuerdo en un punto capital: si condenaban como “herejías” o rechazaban como “errores”, las doctrinas y prácticas que rechazaron en esta Sesión séptima (Denz.-Hün., 1600-1630). La Iglesia, por consiguiente, puede y debe sentirse libre, para tomar las decisiones, en temas de sacramentos y de liturgia, que la misma Iglesia vea como más urgentes y necesarias en este momento, para el mayor bien espiritual y cristiano de los fieles.

Publicado en Artículo | Deja un comentario

“Cuando las mujeres eran sacerdotes”. Juan José Tamayo

Fuente: Redes Cristianas
(Diario EL PAÍS, 10 DE JULIO DE 2002)
Durante los últimos treinta años han aparecido numerosos documentos y declaraciones de teólogos y teólogas, grupos de sacerdotes y religiosos, movimientos cristianos y organizaciones cívico-sociales, e incluso de obispos y cardenales de la Iglesia católica pidiendo el acceso de las mujeres al sacerdocio. Todos ellos consideran la exclusión femenina del ministerio sacerdotal como una discriminación de género que es contraria a la actitud inclusiva de Jesús de Nazaret y del cristianismo primitivo, va en dirección opuesta a los movimientos de emancipación de la mujer y las tendencias igualitarias en la sociedad, la política, la vida doméstica y la actividad laboral.

El alto magisterio eclesiástico responde negativamente a esa reivindicación, apoyándose en dos argumentos: uno teológico-bíblico y otro histórico, que pueden resumirse así: Cristo no llamó a ninguna mujer a formar parte del grupo de los apóstoles, y la tradición de la Iglesia ha sido fiel a esta exclusión, no ordenando sacerdotes a las mujeres a lo largo de los veinte siglos de historia del catolicismo. Esta práctica se interpreta como voluntad explícita de Cristo de conferir sólo a los varones, dentro de la comunidad cristiana, el triple poder sacerdotal de enseñar, santificar y gobernar. Sólo ellos, por su semejanza de género con Cristo, pueden representarlo y hacerlo presente en la eucaristía.

Estos argumentos vienen repitiéndose sin apenas cambios desde hace siglos y son desarrollados de manera sistemática en tres documentos de idéntico contenido a los que apelan los obispos cada vez que los movimientos cristianos críticos se empeñan en reclamar el sacerdocio para las mujeres: la declaración de la Congregación para la Doctrina de la fe Inter insigniores (15 de octubre de 1976), durante el pontificado de Pablo VI, y dos cartas apostólicas de Juan Pablo II: Mulieris dignitatem (15 de agosto de 1988) y Ordinatio sacerdotalis. Sobre la ordenación sacerdotal reservada sólo a los hombres (22 de mayo de 1984). La más contundente de todas las declaraciones al respecto es esta última, que zanja la cuestión y cierra todas las puertas a cualquier cambio en el futuro: “Con el fin de alejar toda duda sobre una cuestión … que atañe a la misma constitución divina de la Iglesia, en virtud de mi ministerio de confirmar en la fe a los hermanos, declaro que la Iglesia no tiene en modo alguno facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia”.

Antes Pablo VI había abonado el terreno en un texto en el que se apoyan los anteriores: “Ella (la Iglesia católica) sostiene que no es admisible ordenar a las mujeres al sacerdocio por razones verdaderamente fundamentales: el ejemplo, consignado en las Sagradas Escrituras, de Cristo que escogió sus apóstoles sólo entre varones; la práctica constante de la Iglesia, que ha imitado a Cristo, escogiendo sólo varones, y su viviente magisterio que coherentemente ha establecido que la exclusión de las mujeres del sacerdocio está en armonía con el plan de Dios para su Iglesia” (Pablo VI).

Es verdad que la historia no resulta pródiga en narrar casos de mujeres sacerdotes. Esto no debe extrañar, ya que la historia de la Ilesia ha sido escrita por varones, en su mayoría clérigos, y su tendencia ha sido a ocultar el protagonismo de las mujeres en la historia del cristianismo. “Si las mujeres hubieran escrito los libros, estoy segura de que lo habrían hecho de otra manera, porque ellas saben que se les acusa en falso”. Esto escribía Cristina de Pisan, autora de La ciudad de las damas (1404).

Sin embargo, importantes investigaciones históricas desmienten tan contundentes afirmaciones del Magisterio eclesiástico, hasta invalidarlas y convertirlas en pura retórica al servicio de una institución patriarcal. Entre los estudios más relevantes al respecto cabe citar: Mujeres en el altar, de Lavinia Byrne, religiosa expulsada de su Congregación por publicar este libro; Cuando las mujeres eran sacerdotes, de Karen Jo Torjesen, catedrática de Estudios sobre la Mujer y la Religión en Claremont Graduate School, y los trabajos del historiador Giorgio Otranto, director del Instituto de Estudios Clásicos y Cristianos de la Universidad de Bari. En ellos se demuestra, mediante inscripciones en tumbas y mosaicos, cartas pontificias y otros textos, que las mujeres ejercieron el sacerdocio católico durante los tres primeros siglos de la historia de la Iglesia. Veamos algunas de estas pruebas que quitan todo valor a los argumentos del Magisterio eclesiástico.

Seguir leyendo

Publicado en Artículo | Deja un comentario

La eutanasia a debate. Juan José Tamayo

Fuente: Redes Cristianas
La muerte impone respeto, más aún, miedo y pavor. No es para menos, ya que, como afirma el filósofo de la esperanza Ernst Bloch, es la más fuerte y trágica anti-utopía, la mayor certeza, la manifestación privilegiada de la nada, la mayor desilusión, la aniquilación de toda dicha y la disolución de la comunidad. “Las mandíbulas de la muerte aniquilan todo”, concluye. A su vez, la regulación sobre la muerte plantea problemas de todo tipo.

Unos son de carácter religioso-fundamentalista: Dios es el señor de la vida y de la muerte, la da y la quita cuando quiere y el ser humano no tiene derecho a disponer de ella. La imagen de Dios a la que se apela es la de una divinidad feudal, que se considera dueño de vidas y haciendas. Otros problemas son de carácter moral: se argumenta que la eutanasia constituye el mayor atentado contra la vida de los seres humanos que debe ser condenado sin excepciones.
Otros argumentos en contra de la eutanasia son jurídicos: la vida es el bien más preciado a proteger en cualquiera situación. Hay todavía una cuarta dificultad de orden ascético-religioso para rechazar la regulación de la eutanasia en el caso de personas en situaciones de sufrimiento extremo: el sufrimiento es inherente a la vida humana y tiene carácter redentor.

La eutanasia se ha convertido también en un problema político y en un tema incómodo para el poder legislativo que con frecuencia se ve amordazado por concepciones religiosas, que dificultan su regulación o la restringen, incluso en sociedades secularizadas y Estados no confesionales, como son la mayoría de los países europeos.

Ahora bien, yo creo que las razones contrarias a la eutanasia se desvanecen al constatar que tanto pensadores creyentes de diferentes religiones como intelectuales no creyentes de diferentes tendencias ideológicas coinciden en el derecho a la misma y recurren a razones religiosas, morales y de conciencia para defenderla. Veamos tres ejemplos especialmente luminosos.
En su bello y esperanzador libro Una muerte feliz (Trotta, 2016), el teólogo católico Hans Küng expresa su deseo de morir consciente y despedirse digna y humanamente de sus seres queridos, morir sin nostalgia, ni dolor por la despedida, con completa conformidad, profunda satisfacción y paz interior. Y se pregunta: “Todos tenemos una responsabilidad sobre nuestra vida. ¿Por qué vamos a renunciar a ella en la etapa final?”.

Seguir leyendo

Publicado en Artículo | Deja un comentario

MOCEOP critica el “silencio cómplice” de los obispos en el caso de ‘La Manada’

Fuente: Moceop/Redes Cristianas/Religión Digital
“No han abierto la boca para denunciar el atropello a la dignidad de las mujeres”
Justo hoy que escribimos este comunicado, han sido miles y miles de mujeres y también de hombres de todas las edades, quienes han salido en manifestaciones masivas en numerosas localidades de España, contra esta lamentable decisión de la Audiencia de Navarra de dejar en libertad a los 5 condenados a 9 años por un delito de abusos sexuales. Delitos que debieron ser considerados como violación como han pedido todos los colectivos feministas de España.

No cabe duda que decisiones de este tipo dejan a la mujer aún mucha más indefensa, por el gran riesgo de que estas personas puedan volver a las andadas. Por eso la indignación es masiva entre el mundo femenino y en todas las personas, hombre incluidos, que tenemos hijas y nietas y no podemos estar tranquilos con que estas personas queden libres y puedan volver a cometer semejantes salvajadas.

Hacemos nuestro el Comunicado reciente de la Asoc. de Teólogas/os Juan XXIII de fecha 22 de Junio que vuelve a recordar la Declaración que ya hizo con motivo de la sentencia del día 3 de mayo de 2018.

Compartimos sus argumentos y os animamos a leerla con detenimiento pulsando el siguiente enlace:

http://www.redescristianas.net/la-asociacion-espanola-de-teologas-y-teologos-juan-xxiii-se-pronuncia-sobre-el-reciente-auto-judicial-del-caso-de-la-manada/

Exigimos al poder legislativo que lleven acabo las reformas necesarias en nuestras leyes para que hechos como estos no puedan volver a producirse.

Lamentamos también el silencio cómplice de nuestros obispos que no han abierto la boca para denunciar semejantes atropellos a la dignidad de las mujeres. Les exigimos que tengan más valentía y se comprometan cada día en la denuncia de toda injusticia y en la defensa de la dignidad de la mujer.

Hechos como estos alejan mucho más la ya tan desprestigiada justicia española (que no es igual para todos, como se ha visto en el caso de Sr. Urdangarin) de la gran mayoría de la población española, comprobado además, de por las masivas movilizaciones en las calles, por las críticas generalizadas de casi todos los partidos políticos y por numerosísimas organizaciones y colectivos sociales en toda España.

Mucho menos nosotros, como creyentes en Jesús de Nazaret, podemos estar de acuerdo con estas decisiones que dejan a la mujer en un estado evidente de indefensión. Jesús, como recientemente ha recordado el teólogo José Mª Castillo, tuvo un trato exquisito con las mujeres, sin tener ningún problema con ellas, al revés, rompió muchos moldes de la época ( como no poder hablar con las samaritanas) para darle a la mujer toda la dignidad que merece.

La sociedad se debe de dotar de medios suficientes para que las mujeres se puedan sentir seguras y protegidas.

– 24 de Junio de 2018

Publicado en Artículo | Deja un comentario