El Grupo cristiano de reflexión- acción de Cádiz se reune con varios de los despedidos por el obispado y alguna congregación religiosa. Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

Fuente: El Blog de Juan Cejudo
Cerca de 20 personas nos vimos el pasado martes, convocadas por el Grupo cristiano de reflexión- acción. Incluso vinieron compañeros/as del Campo de Gibraltar y de localidades cercanas de la Bahía.
Después de la oración inicial que entre todos comentamos, entramos en materia.
El grupo está preocupado por los despidos que desde hace unos meses se están dando en el obispado y también en algunas congregaciones religiosas. El caso de la bibliotecaria del Seminario, un trabajador de Caritas, la compañera despedida de la Parroquia San José Artesano de San Fernando, el cocinero del Liceo de los carmelitas de San Fernando, después de 15 años…y otros despidos; hasta el cese de un cura que se entera por la prensa que ya no es el párroco. Ésto, que nosotros sepamos…Seguramente habrá habido más casos como estos en otras localidades que desconozcamos.

Varios de estos despedidos asistieron también a la reunión y pudieron comunicarnos a todos, los detalles de cómo les despidieron. Tenemos también documentación. Todos ellos consideran su despido injusto y sin razones convincentes. Están destrozados, hecho polvo (alguno de ellos se emocionó y con la voz entrecortada comentó con detalle las formas como fue despedido/a). No podíamos ni imaginar que las formas utilizadas pudieran ser tan poco fraternas, tan poco delicadas con las personas, tan poco humanas, tan poco misericordiosas…

Ellos se quejan, porque en los motivos que les dan para sus despidos, queda en entredicho su dignidad como persona y su profesionalidad. Incluso se les hacen muy graves acusaciones, que tendrán que probar en los juzgados, pues varios de ellos han demandado sus despidos y están a a la espera de resolución.

Nos hacíamos una reflexión de tipo general. ¿Cómo una comunidad eclesial puede actuar así cuando ni siquiera las empresas mercantiles actúan de esta forma? No podemos entenderlo.

Debemos dar por supuesto que el Pastor de la Diócesis debe conocer esta forma de proceder de sus asesores jurídicos. No nos entra en la cabeza que estas actitudes tan despóticas, tan injustas y tan poco humanitarias se puedan consentir…. Deben ser conscientes del daño que hacen.

¿Es esta la forma que Francisco quiere para los cristianos? Parece que estamos en las antípodas de sus gestos, palabras y discursos que siempre llaman al diálogo, la misericordia, la paz, la justicia…

Está claro que las actitudes de Francisco son las actitudes de Jesús de Nazaret. Es ese el camino para todos los cristianos. Si hay que adoptar por parte de los responsables de la diócesis o de una congregación religiosa determinadas decisiones, habrá que adoptarlas. Pero está claro que las formas jamás pueden ser las que se han dado en el caso de los despidos de estas personas.

Queda en el aire durante toda la reunión la pregunta ¿qué podemos hacer nosotros como cristianos ante hechos como estos? ¿Pasar de todo y hacernos los suecos mirando para otro lado? ¿Debemos hacer algo? ¿Qué?

Varias sugerencias se ponen sobre la mesa. El tema sigue abierto. Posiblemente debamos seguir reflexionando , debatiendo, sugiriendo y dando forma a todo lo escuchado y hablado en la reunión que fue mucho….

Pero algo tendremos que hacer…

Anuncios
Publicado en Artículo | Deja un comentario

La misa en latín, ¿qué representa? José M. Castillo, teólogo

Fuente: Teología sin censura/Redes Cristianas
Es bien sabido que en la Iglesia hay gente, seguramente más de la que imaginamos, que añora la misa en latín. Y conste que, entre los añorantes del latín eclesiástico, no faltan numerosos obispos e incluso importantes cardenales. Según parece, así muestran estos “latinistas” su fidelidad a la tradición cristiana. Y, de paso, parece que pretenden situarse de frente – o en contra – del papa Francisco.
No estoy hablando de un tema intranscendente. La cosa tiene más enjundia de lo que seguramente imaginamos. Por lo menos, así pensaba san Pablo, ya desde los primeros años en que los cristianos empezaron a reunirse en sus incipientes reuniones litúrgicas. Mucha gente, que se considera culta, no sabe que, en la Antigüedad, concretamente en el s. I, en no pocas regiones del Imperio (en Roma, por ejemplo), se hablaban dos lenguas, el griego y el latín. En Rom 1, 14, Pablo se dirige a “ellenes kai bárbaroi”, los que entendían el griego y los que no lo entendían, lo que significaba “los que eran cultos y los que no lo eran”. Por eso el término “bárbaros” se aplicaba a quienes hablaban una lengua que no se entendía. Era el tipo extraño, con el que no había modo de comunicarse.

Pues bien, así las cosas, san Pablo no duda en hacer afirmaciones muy duras contra los que, en las reuniones litúrgicas, se ponen a hablar contra los que, cuando la comunidad está reunida, ellos utilizan una lengua que no entiende nadie. Pablo es claro y tajante: “Por tanto, si se reúne toda la comunidad en el mismo lugar y todos hablan en lenguas (extrañas), y entran en ella personas no iniciadas o no creyentes, ¿no dirán que estáis locos?” (1 Cor 14, 23).

Sabemos que finalmente y después de tres siglos, terminó por imponerse el latín como lengua común de la Iglesia, ya que era la lengua común en el “tardo-Imperio”. Pero, con el paso del tiempo, ocurrió “lo que tenía que ocurrir”. Y fue sencillamente que, a medida que el clero fue creciendo y se fue imponiendo, el “clero” terminó por equipararse con la Iglesia. En el siglo nueve, autores como Amalario y Floro no tuvieron reparo en afirmar que “la Iglesia designa principalmente al clero”. O bien, “la Iglesia que consiste sobre todo en los sacerdotes”.

Las consecuencias, que se siguieron de una Iglesia así pensada y sobre todo organizada con una presencia clerical tan avasalladora y totalizante, fueron de enorme importancia: el desarrollo creciente de las lenguas vernáculas no pudo impedir que la misa se siguiera diciendo en latín. Es más, a partir de aquellos tiempos, los sacerdotes empezaron a decir la misa de espaldas al pueblo, rezando en voz baja, se difundieron las misas solitarias, es decir, misas que decía el sacerdote solo y sin asistencia de fieles o, a lo más, un acólito. Además, el pueblo ya no aportaba las ofrendas al altar, sino que se pasaba el “cepillo” de las limosnas, etc.

Y así han estado las cosas en la Iglesia hasta el concilio Vaticano II. Pero la fuerza de aquellas tradiciones ha sido tan resistente, que ya estamos viendo lo que tenemos. Es evidente que el empeño por mantener el latín en la misa no es cuestión de fidelidad a la tradición, sino que lo que está en juego es la pasión por el mantener el poder del clero. En una Iglesia en la que el Papa se acerca más al pueblo sencillo que el clero, es inevitable que tengamos que ver a importantes cardenales defendiendo los privilegios de los clérigos. En ello se juegan su poder, su prestigio y su futuro, por más que eso aleje más a la gente de la Iglesia. O incluso sea. para no pocos, motivo de risa y burla.

Publicado en Artículo | Deja un comentario

En memoria de Jon Etxebeste. Jose Arregi

Fuente: Deia-Noticias-Redes Cristianas
“Estoy deseando llegar a la otra orilla y contemplarlo todo desde allí”, me decía a comienzos de Julio con la voz ya débil y los ojos llenos de luz, una luz verde y azul como el agua de la Concha, como el cielo de San Sebastián sobre la isla de Santa Clara. “No quiero dejar todo esto, tanta belleza, toda esta ternura que me rodea. Es como si un ancla me retuviera, y no sé qué elegir. Pero quiero llegar”.

Ya había llegado, estaba llegando sin cesar, como las olas a la playa ante nosotros allí abajo, deshaciéndose mansamente, ¿dónde sino en el Infinito? Cuando murió –lo llamamos “muerte”– el 28 de julio, ¿no fue como cuando se deshace una ola para formarse otra hecha de la misma agua y del mismo aire, y todo se funde con todo?

El 25 de mayo le habían diagnosticado un cáncer irreversible. Le quedaban semanas o días de vida, le dijeron, pero son nuestras formas de contar la vida en lo que llamamos tiempo. Esta vida ¿no será la forma pasajera de la Vida o de la Realidad que no nace ni muere, como las olas son formas del océano, del universo o del Infinito?

La noticia supuso una profunda conmoción para él y su familia, su mujer, sus tres hijos y su hija. Pero él siempre supo hacer fácil lo difícil, y así fue también esta vez. No eludió la gravedad y la gracia del momento. Se dejó llevar simplemente por la paz que lo habita todo. También su familia se dejó llevar, y no tuvieron mejor idea que irse todos juntos a pasar un fin de semana en una tranquila casa de turismo rural.

Jon Etxebeste era médico cardiólogo. Al final de su larga y exitosa vida profesional, animado por su mujer Pilar, descubrió su auténtica pasión y vocación: estudiar y enseñar teología que, bien entendida, es como decir la expresión razonable de la sabiduría de la vida. Se empapó de Teilhard de Chardin, imbuyendo de hondura mística su mirada científica al cosmos, a la santa materia. Estudió a fondo a Hans Jonas, el científico, filósofo, teólogo judío. Hans Küng le abrió a una relectura crítica, moderna, de la historia, el dogma, la institución católica. Jäeger, Spong, Lenaers y tantos otros le convencieron de que otro cristianismo es posible, otra espiritualidad interreligiosa y transreligiosa, mística y laica. Estaba fascinado con los “holones” de Wilber y con su última lectura, Sin Buda no podría ser cristiano de Paul Knitter.

El médico eminente se hizo, pues, maestro de la sabiduría profunda, que consiste más en saber suscitar interrogantes y abrir horizontes que en impartir certezas y enseñar respuestas. Daba clases sobre “Religión y ciencia” en el Instituto Pío XII de Ciencias Religiosas de San Sebastián, con gran satisfacción de los alumnos. Pero la duda y la libertad son peligrosas para las instituciones religiosas, y Jon lo experimentó en su propia carne, cuando el obispo le prohibió seguir enseñando en el Instituto.

Siguió enseñando en cuantos foros le llamaban, muchos. Lo hizo por responsabilidad médica y teológica, para cuidar la salud física, espiritual y eclesial de la gente. Por médico y sabio, por científico y místico. Porque es preciso despojar al cristianismo de tantas creencias tradicionales ya insostenibles y volver a respirar el Espíritu del Génesis y del Evangelio, el aliento vital profundo, más allá de fronteras religiosas y de la división entre creyentes y no creyentes. No solo está en juego otro cristianismo u otra religión, sino otro mundo libre y hermanado. Para eso nacieron las religiones, y para eso deben transformarse cuando la vida ya no anima las viejas formas.

“No me importa nada el asunto doctrinal”, decía tranquilamente dos días antes de su muerte. Y repetía: “Estoy en un estado de tanta felicidad, que me da miedo que sea mentira”. Era la única verdad, junto con la conciencia de radical fragilidad al que le traía el dolor insoportable que le asaltaba a ratos, como aquella noche interminable.

El amor y el asombro de la Realidad Última le bullían dentro y se expresaban en sus ojos, sus gestos, en todas sus palabras. Necesitaba hablar de Dios, de la Vida, del Misterio indecible de cuanto ES. “El campo electromagnético es la mejor analogía de Dios: es invisible, pero todo lo mueve. Dios es el Ser de toda confianza. Solo me sale lo de Pedro a Jesús: Tú sabes que te quiero”. Todo estaba en su sitio. “Estamos viviendo la caricia de Dios”, comentó a su lado el amigo maestro zen. Ambos lloraban de gozo.

(Publicado en DEIA y en los Diarios del Grupo NOTICIAS el 17-09-2017)

Publicado en Artículo | Deja un comentario

El 14º Encuentro regional se celebró en Sao Felix, con la presencia de Casaldáliga. José Manuel Vidal

Fuente: Religión Digital/Redes Cristianas
Las Comunidades Eclesiales de Base denuncian al “Gobierno ilegítimo de Brasil, que masacra el trabajador”
Piden el “apoyo incondicional de los obispos” a esta “nueva forma de ser Iglesia”
Se hace necesario una nueva conciencia ética y política, que nos ayude a repensar el modelo socioeconómico y político que genera exclusión y muerte
Del 7 al 10 de septiembre se celebró en Sao Felix de Araguaia el 14º Encuentro regional de las CEBs del Mato Grosso. Con la presencia de un Pedro Casaldáliga, elocuente en su silencio, y a cuyo “testimonio profético, amoroso y esperanzador” rindieron homenaje. Y Con un manifiesto final, en el que dan voz a los gritos desgarrados de los desheredados, denuncian las políticas de “un Gobierno ilegítimo, que masacra al trabajador” y anuncian la esperanza en las comunidades que encarnan “una nueva forma de ser Iglesia”.

Con el lema bíblico del “vi y escuché los clamores de mi pueblo y bajé a liberarlo”, el comunicado de las CEBs comienza haciendo memoria de la “caminhada” o del camino recorrido durante todos estos años en distintas partes del Mato Grosso, “especialmente en la Prelatura de Sao”, haciendo resonar “la esperanza y el sueño de Jesús de Nazaret”.

En el análisis de la realidad, realizado durante estos días, las comunidades reconocen el crecimiento de la vida, pero también escuchan el clamor de tantos gritos desgarrados y desgarradores. Primero el de la madre tierra brasileña, degradada “por el agronegocio, por al latifundio depredador y por la implantación de magaproyectos”.

El siguiente grito es el de “los pueblos originarios”, asi como el de los jóvenes y las familias arrasadas por la violencia y la crisis. Gritos que resuenan, asimismo, en la “resistencia de los pueblos”.

Las CEBs no se limitan a diagnosticar esta situación de dolor y empobrecimiento que viven las víctimas, sino que señalan a los victimarios. El principal, “un Gobierno ilegítimo, que masacra al trabajador” y se ceba en su violencia contra “los líderes campesinos e indígenas”.

Y tras la denuncia, las CEBs pasan a la acción y piden a la sociedad “una nueva conciencia ética y política, que nos ayude a repensar el modelo socioeconómico y político que genera exclusión y muerte”.

También piden a la Iglesia el “apoyo incondicional de los obispos” a una ” una nueva forma de ser Iglesia, que se expresa en la opción por los pobres y en el profetismo de una acción pastoral que va a donde está el pueblo”.

Y así, seguir avanzando en la construcción del Reino, “con María, madre de Jesús de Nazaret y compañera de caminhada, en busca de otro mundo posible”.

Carta del 14º Encuentro regional de las CEBS del Mato Grosso

“Vi y escuché los clamores de mi pueblo y bajé para liberarlo” (Ex. 3,7)

Nosotros, los participantes en el 14º Encuentro regional de las CEBs, procedentes de las diócesis de Juína, Sinop, Cáceres, Cuiabá, Primavera del Leste-Paranatinga, Rondonópolis-Guiratinga, Barra de Garças y de la Prelatura de Sao Felix de Araguaia, Goiania y Uruacu, nos reunimos en el Centro comunitario Tia Irene, en Sao Felix de Araguaia, del 7 al 10 de septiembre de 2017, para reflexionar y proponer acciones para hacer frente a los desafíos del mundo urbano y rural del Mato Grosso.

Seguir leyendo

Publicado en Artículo | Deja un comentario

La independencia. José M. Castillo, teólogo

Fuente: Teología sin censura/ Redes Cristianas
Hace poco más de dos siglos, España ganó la Guerra de la Independencia. Y con eso, mucha gente se pensó que los españoles habíamos garantizado nuestra libertad amenazada. Pero lo que realmente ocurrió es que, en España, en lugar de mandar los franceses, se puso a mandar el rey Fernando VII, que, en su pasión por someter a la gente, llegó a restablecer la Inquisición. La historia de nuestro país, su grandeza y su miseria, estaba ya simbolizada, por el genio de Cervantes: Don Quijote es la “resistencia” contra el destino, Sancho Panza es la “sumisión” del que se acomoda satisfecho a una situación dada (D. Bonhoeffer). “Resistencia y Sumisión”, dos tendencias inconscientes y profundas, que todos llevamos inoculadas en la sangre de nuestras ideas más queridas.

Pero ocurre que, en las últimas décadas, sin darnos cuenta de lo que realmente nos ha pasado, hemos sufrido un proceso de transformación, que traspasa todas las fronteras y nos ha afectado a todos hasta hacer de nosotros “otro tipo de persona”, otro modelo y otra manera de ser. El “cambio climático” es, a fin de cuentas, la más llamativa y peligrosa consecuencia del “cambio personal” que, sin pedirnos permiso, nos han inoculado.

No es posible, en esta reducida reflexión, analizar y explicar los contenidos y las consecuencias de este cambio. Pero, entre esas consecuencias, hay una que es determinante, cuando estamos hablando de “independencia”. Si es que, por independencia entendemos la libertad respecto al poder que nos domina, la clave del cambio, que nos han inoculado, está en que el “poder opresor”, que no soportamos, se ha convertido en “poder seductor”, que nos complace hasta hacernos ver la vida como realmente no es. El conocido profesor alemán (de origen coreano) Byung-Chul Han lo ha explicado con sencillez: cuando pensamos que somos más libres que nunca, en realidad estamos más controlados que nunca. La tecnología, las redes sociales, los medios de que dispone el poder, todo eso ha creado una situación que nadie sabe explicar exactamente en qué consiste, pero que en realidad “seduce en lugar de prohibir, no se enfrenta al sujeto, le da facilidades”. De ahí, las independencias que tanto apetecemos, pero que en realidad lo que hacen es someternos más a todos.

¿Tiene esto solución? No la esperemos de los poderes que precisamente la han provocado y la sostienen. No son los poderes seductores y opresores los que nos van a sacar las castañas del fuego. Yo aquí aporto lo que puedo. Por el Evangelio sabemos que Jesús nació, vivió y murió en un pueblo sometido por el Imperio de entonces, Roma. Como es lógico, aquel pueblo oprimido anhelaba la independencia. Y Jesús se identificó con ese anhelo. Pero también es verdad que Jesús se dio cuenta de que la clave del proceso no estaba en el enfrentamiento con Roma. La solución estaba en cada ciudadano. Jesús se lo dijo a Nicodemo: “Tenéis que nacer de nuevo” (Jn 3, 7). Sólo así, seréis libres como el viento, que “sopla donde quiere… y “no sabes de dónde viene ni adónde va” (Jn 3, 8).

Esto es lo que no nos entra en la cabeza. La solución no es el cambio de los que mandan, sino el cambio de nosotros mismos, los que nos sometemos pensando que somos libres o buscamos libertad, cuando en realidad lo que nos seduce y puede con nosotros es la sumisión. “Hoy la libertad se convierte, por diferentes vías, en coacción” (Byung-Chul Han). Y así vivimos: encantados con el que mejor nos somete. Así, ya podemos seguir soñando con la independencia o dando leyes para prohibirla. A fin de cuentas, todo se reducirá a que Don Quijote va ahora montado en el borrico que llevaba a Sancho Panza.

Publicado en Artículo | Deja un comentario

Islam, islamofobia y responsabilidades de los dirigentes musulmanes. Juan José Tamayo

Fuente: Redes Cristianas
La palabra “fundamentalismo” nace en un entorno religioso muy concreto: el protestantismo evangélico; en un lugar geográfico determinado: los Estados Unidos de América; en un momento histórico determinado: la segunda mitad del siglo XX. Eso revela o sugiere, al menos, dos cosas, como observa certeramente el teólogo José Comblin: una, que el uso generalizado de la palabra constituye una prueba inapelable de la importancia que tiene el pensamiento USA en el mundo actualmente; dos, que la palabra y la realidad del fundamentalismo reflejan, describen y dicen mejor lo que es y cómo se vive la religión en Estados Unidos, que lo que la religión y cómo se vive en otros lugares

Hoy, sin embargo, el término “fundamentalismo” se asocia miméticamente con el islam. Tengo la experiencia en mis clases de la asignatura “Islam. Cultura, religión y política”, en la Universidad Carlos III de Madrid. A mi pregunta el primer día de clase por palabras vinculadas al islam, una de las primeras que suele citarse es “fundamentalismo”. Y a la reciproca: cuando pregunto por palabras relacionadas con “fundamentalismo”, una de las primeras respuestas suele ser “islam”.
Tal reacción no debe extrañar ni sorprender, ya que esta asociación está muy presente en el imaginario social y religioso. Las respuestas son fiel reflejo de dicho imaginario. Pero lo más grave, semánticamente hablando, es que el propio Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), en su 22ª edición se hace eco de dicha asociación y la “canoniza” (de “canon”). Veámoslo.

En su primera acepción define el fundamentalismo como “movimiento religioso y político de masas que pretende restaurar la pureza islámica mediante la aplicación estricta de la ley coránica a la vida social”. En la segunda lo vincula con los orígenes del término y con el movimiento fundamentalista nacido los Estados Unidos y lo define como “creencia religiosa basada en una interpretación literal de la Biblia surgida en Norteamérica en coincidencia con la 1ª Guerra Mundial”. La tercera acepción es “exigencia intransigente de sometimiento a una doctrina o práctica establecida”.

¿Es inocente la definición de fundamentalismo asociada al Islam e irrelevante el orden de las acepciones con que aparece en el DRAE? ¿En este caso el orden de factores no altera el producto? Por supuesto que no es inocente, sí altera el producto y genera actitudes ajenas al respeto a la diversidad religiosa. Lo que hace el DRAE es legitimar la identificación de Islam con fundamentalismo, lo que conduce derechamente a la islamofobia. ¿Habrán pensado en ello los académicos de la RAE? Quizá, no. En cuyo caso, peor todavía, porque, en un acto inconsciente de los diccionaristas, se demoniza y criminaliza a mil trescientos millones de creyentes musulmanes.
Sucede, además, que la asociación del Islam con el fundamentalismo desemboca con frecuencia en la identificación de esta religión con el terrorismo, convirtiendo los comportamientos violentos de una minoría de musulmanes en un fenómeno extensible a todo el Islam. El resultado es reforzar las actitudes y las prácticas colectivas de islamofobia, cada vez más extendidas y radicalizadas, como está sucediendo estos días tras los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils. Y, sin embargo, la palabra “islamofobia” no existe en el DRAE. Ahora bien, como lo que no aparece en el DRAE n existe, se termina por negar la islamofobia y por crear una imagen idílica de tolerancia en la sociedad que no responde a la realidad.

Mira por dónde los diccionarios bien por maltrato semántico bien por omisión léxica terminan por alimentar actitudes intolerantes hacia una religión que en su texto sagrado, El Corán, afirma expresamente: “Quien matara a una persona que no hubiera matado a nadie ni corrompido en la tierra, fuera como si hubiera matado a toda la Humanidad”. Y que quien salvara a una vida, fuera como si hubiera salvado las vidas de toda la Humanidad (Corán 5,22).

¿Quiere esto decir que hay que eximir al Islam de toda actitud fundamentalista y patriarcal y de toda práctica violenta? En absoluto, como tampoco eximimos de dichas actitudes a las religiones monoteístas hermanas, Judaísmo y Cristianismo. Los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils, llevados a cabo por una célula de creyentes musulmanes adoctrinados por el imam de Ripoll, Abdebaki Es Satty, que ha costado la vida a dieciséis personas, herido a más cien personas de 35 países, sumido en el dolor a numerosas familias, conmocionado al mundo entero y generado la repulsa de la comunidad internacional, son un dramático ejemplo de dichas acciones llevadas a cabo por personas que se declaran musulmanes y dicen inspirarse en el Corán.

Seguir leyendo

Publicado en Artículo | Deja un comentario

Esperanza en América Latina y el Caribe. Carlos Ayala Ramírez, Profesor de la Escuela de liderazgo hispano de la Arquidiócesis de San Francisco. EE.UU.

Fuente: Alainet/Redes Cristianas
Dentro de la agenda que el papa Francisco desarrolló en su visita a Colombia, hay que destacar su encuentro con los miembros del comité directivo del CELAM, (Consejo Episcopal Latinoamericano) que reúne a los obispos de las 22 Conferencias episcopales de América Latina y tres del Caribe. Como se sabe, la creación del CELAM tuvo lugar en Río de Janeiro (1955), en el marco de la primera Conferencia General del Episcopado Latinoamericano. Uno de sus primeros y principales logros fue la realización de la Segunda Conferencia General del Episcopado Latinoamericano que tuvo lugar en Medellín, donde se hace una recepción creativa del Vaticano II. Ahora bien, lo que deseamos recalcar del encuentro del papa con los miembros del CELAM, es la concreción con la que habló Francisco a los obispos, respecto a los rostros y fuentes de esperanza que hay actualmente en la región.

Francisco dijo a los miembros del CELAM que la esperanza en América Latina tiene un rostro joven. Ello, aunque con frecuencia se hable de su presunta decadencia o de estar adormilados, lamentó. Frente a estos discursos que estigmatizan la pérdida de valores entre los jóvenes, el papa exhorta al Consejo Episcopal a no dejarse capturar por tales caricaturas. De ahí, sus siguientes palabras:

[A los jóvenes] “mírenlos a los ojos y busquen en ellos el coraje de la esperanza. No es verdad que estén listos para repetir el pasado. Ábranles espacios concretos en las Iglesias particulares que les han sido confiadas, inviertan tiempo y recursos en su formación. Propongan programas educativos incisivos y objetivos pidiéndoles, como los padres piden a los hijos, el resultado de sus potencialidades y educando su corazón en la alegría de la profundidad, no de la superficialidad. No se conformen con retóricas u opciones escritas en los planes pastorales jamás puestos en práctica”.

Otro rostro de esperanza en América Latina y el Caribe, lo tiene, según el Obispo de Roma, el rostro femenino. Esto, a pesar de que innumerables mujeres de toda condición no son valoradas en su dignidad ni se les reconoce suficientemente su aporte a la Iglesia y a la sociedad. La centralidad de la mujer como fuente de esperanza, queda muy bien descrita en las siguientes palabras del papa a los obispos:

[Les recuerda] que “de sus labios hemos aprendido la fe; casi con la leche de sus senos hemos adquirido los rasgos de nuestra alma mestiza y la inmunidad frente a cualquier desesperación”. Luego ejemplifica: “Pienso en las madres indígenas o morenas, pienso en las mujeres de la ciudad con su triple turno de trabajo, pienso en las abuelas catequistas, pienso en las consagradas y en las tan discretas artesanas del bien”. Y advierte que “sin las mujeres la Iglesia del continente perdería la fuerza de renacer continuamente. [Porque] “son las mujeres que, con meticulosa paciencia, encienden y reencienden la llama de la fe”. En consecuencia, señala el Pontífice, “si queremos una nueva y vivaz etapa de la fe en este continente, no la obtendremos sin las mujeres”. Y, en seguida, pide a los miembros del CELAM que las mujeres no sean reducidas “a siervas de nuestro recalcitrante clericalismo; ellas son, […] protagonistas en la Iglesia latinoamericana; en su salir con Jesús; en su perseverar, aun en el sufrimiento de su Pueblo; en su aferrarse a la esperanza que vence a la muerte…”.

Seguir leyendo

Publicado en Artículo | Deja un comentario